El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, hizo ayer un nuevo llamamiento a la responsabilidad ante el aumento de los contagios por Covid-19 y la necesidad de bajar la curva tras las fiestas de Navidad.

En su perfil de Twitter, Moreno llamó así a hacer un esfuerzo más. «Redoblar el esfuerzo ayudará a amortiguar las hospitalizaciones. Hay que convivir con la pandemia hasta que todos nos podamos vacunar y tenemos que ser responsables, porque cualquiera de nosotros puede necesitar un hospital mañana. Volvamos a frenar juntos el alza de contagios», escribió en un tuit.

Ya el viernes pasado, cuando se anunciaron las restricciones que entraron anoche en vigor, el presidente andaluz reconoció la preocupante situación. «Los contagios van a ir al alza y las hospitalizaciones también», vaticinó Moreno, al tiempo que alertó de una mayor dureza de la tercera ola, según los expertos, debido a su coexistencia con la gripe y otras serie de patologías asociadas al invierno.

Sobre si la relajación de las restricciones que buscaban «salvar la Navidad» han sido el desencadenante del auge de los nuevos contagios, el presidente defendió que la comunidad se encontraba en una situación «óptima» para tomar esa decisión.

En cuanto a la posibilidad de medidas más duras, la portavoz del Consejo Asesor de Alertas de Salud Pública de Alto Impacto, Inmaculada Salcedo, no descartó el cierre de la movilidad interprovincial en Andalucía antes del 24 de enero «si los datos epidemiológicos lo requieren».

En declaraciones en la Cadena Ser, recogidas por Europa Press, Salcedo, cuestionada sobre si tienen sobre la mesa el cierre de las provincias antes del 24 de enero, recordó que se hace una vigilancia diaria de los datos del Covid, por lo que «si la incidencia acumulada superara los límites en los que todavía estamos, razonablemente por debajo de la media de España, evidentemente está previsto hacerlo antes de la fecha del cumplimiento del nuevo Boletín Oficial de la Junta de Andalucía».

Andalucía aplica desde las 00.00 horas de anoche las nuevas restricciones por el aumento de casos de Covid, entre ellas el cierre perimetral de la comunidad autónoma, el adelanto del cierre de la hostelería y del toque de queda de las once a las diez de la noche y la limitación de las reuniones a seis personas.

Estas medidas, que fueron anunciadas el pasado 8 de enero por el presidente andaluz, Juanma Moreno, estarán vigentes hasta la medianoche del 24 al 25 de enero.

El Comité Asesor de Alertas de Salud Pública de Alto Impacto también acordó mantener «de momento» la movilidad entre las ocho provincias andaluzas, una medida que será revisada de manera continua.

Tras la negativa evolución de la pandemia, con un incremento de la incidencia en más de 60 puntos en diez días hasta rondar los 200 casos por cada 100.000 habitantes, el consejero andaluz de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, avanzó además el sábado que «en los próximos días se van a tomar más decisiones» en cuanto a restricciones.

Las medidas anunciadas por el presidente incluyen el cierre perimetral para los ocho municipios del Campo de Gibraltar y para Añora (Córdoba), y en este municipio cordobés y en La Línea de la Concepción (Cádiz) se restringirá además toda actividad comercial, de hostelería y de ocio.

Tampoco se permitirán en la comunidad autónoma reuniones de más de seis personas, el comercio cerrará a las ocho de la tarde, la hostelería lo hará a las seis de la tarde y las cafeterías podrán abrir hasta las ocho de la tarde sin servir alcohol.

Sobre el servicio de comida a domicilio, se podrán hacer encargos por teléfono y el reparto a los hogares podrá realizarse hasta las 23.30 horas.

El curso escolar se mantiene como hasta ahora con normalidad en las etapas obligatorias y en la universidad las clases serán telemáticas en las zonas con un nivel cuatro de alerta: Granada, Jaén, Almería y Jerez.

Estas restricciones -las anteriores se adoptaron desde el 12 de diciembre en dos fases y la mayoría están en vigor hasta el 10 de enero- responden a un aumento de los contagios y hospitalizaciones en los últimos días con motivo de la Navidad, ha explicado el presidente.

Cuando se anunciaron las nuevas restricciones, la tasa de incidencia del coronavirus por cada 100.000 habitantes era de 186,5 casos, mientras que la media de España estaba por encima de los 320.

Sobre la posibilidad de que estas medidas se endurezcan, como adelantó el sábado Elías Bendodo, la diputada del PSOE Noemí Cruz aseguró ayer que «la improvisación y falta de rigor de Moreno Bonilla lo lleva a rectificar sus propias medidas antes de que entren en vigor». Cruz, que es la portavoz del grupo parlamentario socialista en la Comisión de Políticas para la Protección de la Infancia y la Adolescencia, censuró en un comunicado que el Gobierno andaluz esté «anunciando nuevas medidas de endurecimiento cuando aún no han entrado en vigor las adoptadas el pasado viernes».

«Esta falta de rigor está provocando desconcierto e incertidumbre en la ciudadanía, evidencia la improvisación de Moreno Bonilla y su gobierno a estas alturas, cuando se trata de una situación de la que venían advirtiendo los expertos hace semanas», dijo en referencia al anuncio de posibles nuevas medidas por parte del portavoz del ejecutivo, Elías Bendodo.

La socialista consideró que la Junta de Andalucía sigue «por detrás de la pandemia» y mantuvo que el presidente andaluz, Juanma Moreno (PP), se encuentra «en modo contemplativo» ante la llegada de la tercera ola del coronavirus a Andalucía.

Por ello, ha exigido a Moreno que refuerce la sanidad pública, contrate a más personal y efectúe más pruebas «para poder, por un lado, controlar los contagios y, por otro, agilizar el proceso de vacunación».

Por su parte, el coordinador general de IU Andalucía y portavoz de Adelante Andalucía, Toni Valero, criticó que la Junta de Andalucía «no haya equipado las aulas para el invierno» , adaptando los sistemas ante la pandemia originada por el coronavirus, por lo que instó a realizar las inversiones necesarias y a que disponga «allí donde no pueda garantizar un ambiente seguro las medidas de clases no presenciales ya dispuesta en la normativa».