«Ha pasado lo que tenía que pasar», lamenta Antonio Delgado, dirigente de la Asociación de Vecinos de Pedregalejo. Junto a Adolfo García, también de la asociación, ayer se encontraban frente a la plantación de siempreviva malagueña o 'Limonium malacitanum' de los Baños del Carmen, una planta endémica de Málaga y Granada en peligro de extinción, presente sólo en unos pocos puntos del litoral entre Torremolinos y Almuñécar.

Los vecinos denuncian que el temporal de levante de los últimos días se ha llevado la valla delantera de protección que en mayo de 2019 instaló la Consejería de Desarrollo Sostenible.

«Y ha descarnado la tierra, con lo que en el próximo levante va a seguir avanzando y esta vez se va a llevar los ejemplares más grandes», alertó Adolfo García, que pidió a la Junta que revise la primera línea de plantas, las que han quedado más dañadas.

Como en noviembre de 2019 informó La Opinión, la asociación de vecinos, a través de la desaparecida federación vecinal Unidad, alertó por carta tanto a la Junta de Andalucía como a la Demarcación de Costas de la necesidad de proteger el frente marítimo de estas plantas, ante el inminente derribo de unas casetas que servían de vestuario y servicios y que hacían de parapeto del Limonium malacitanum. «No es lo mismo que las olas peguen que el que arrase», decía entonces Antonio Delgado.

Este dirigente vecinal mostraba ayer la carta que en 2019 recibió de la Demarcación de Costas, que informaba a la asociación que no se oponía a que los servicios de Medio Ambiente de la Junta instalaran «una rocalla». «Una vez derribadas las edificaciones del frente marítimo podrían adoptarse todas las medidas necesarias para la protección de la colonia», informaba la carta .

Por este motivo, los vecinos han vuelto a reclamar a la Consejería de Desarrollo Sostenible que coloque unas rocas «de metro y medio de alto», para que el agua salpique las plantas pero no las arrase. La misma función que cumple el murete del restaurante del Balneario, apuntan.

La protección de la siempreviva malagueña es una pieza más en la reclamación vecinal para transformar los Baños del Carmen en una reserva ecológica, con protección tanto para la parte terrestre como para la submarina.

Una portavoz de la Junta indicó ayer que técnicos de la Consejería de Desarrollo Sostenible acudirán este miércoles a inspeccionar los daños «y adoptaremos las medidas de protección necesarias».