Por tercera vez la Gerencia Municipal de Urbanismo lleva a la Comisión de Pleno de Ordenación del Territorio el plan parcial de Cortijo Merino, más conocido como el sector del Amoniaco, un expediente cuya inclusión en el orden del día de ese órgano rechazó en dos ocasiones el anterior secretario general y exportavoz de IU en el Consistorio, Pedro Moreno Brenes. El edil de Urbanismo, Raúl López, asegura que la Junta le ha dado la razón en un informe al Ayuntamiento y, por tanto, ahora pueden incluirlo en el orden del día de la comisión del próximo lunes, 18 de enero.

El plan prevé la construcción de 1.250 viviendas, 562 de ellas de protección pública y 688 de régimen libre, zonas verdes, deportivas y educativas en los terrenos de la antigua fábrica del Amoniaco. El plan de urbanización de la zona se aprobó a finales de mayo de 2020 por 24,17 millones de euros en la pastilla, que tiene una superficie total de 285.000 metros cuadrados.

Ya en la comisión de noviembre hubo una diferencia de criterios jurídicos entre la Gerencia de Urbanismo y el entonces secretario general del Pleno, que motivó que López retirara del orden del día la aprobación de ese plan parcial de Cortijo Merino. La discrepancia estaba y está en relación a la zona comercial, porque como explicó en su día el edil el alto funcionario entendía que debe destinarse una parte del equipamiento a zona comercial pública y no sólo privada, algo que, en su opinión, ya hace el empresario privado. El edil de Urbanismo ha añadido hoy que la zona de equipamiento que se cede al Consistorio debe llevar aparejado un uso deportivo y social, pero no hay por qué reservar un espacio comercial público, ya que ello tiene su origen en un reglamento del año 79 que obligaba a esa reserva de superficie para mercados y mercadillos ambulantes. El caso es que Moreno Brenes debió emitir un informe en el que justificaba su criterio en este caso, y Urbanismo retiró en una segunda ocasión del orden del día de la comisión este proyecto en noviembre. Se pidió un informe a la Junta, que emitió un documento aclaratorio que da la razón al Consistorio, siempre según el concejal. El siguiente paso es que la nueva secretaria general, que sustituyó hace unos días a Moreno Brenes, haga un nuevo informe con la base de lo dispuesto por la Junta de Andalucía. Por tanto, el proyecto podrá ir el lunes a comisión de pleno y aprobarse de forma definitiva.