La dirección del Hospital Regional Universitario de Málaga está reorganizando las áreas de hospitalización en el complejo con el objetivo de liberar camas ante el aumento de ingresos por COVID-19 para contar con el máximo número de recursos disponibles.

Para ello, ha activado una nueva fase del Plan de Contingencia para dar respuesta a la situación asistencial actual, habilitando la cafetería de personal como UCI, han informado desde la Delegación del Gobierno andaluz en Málaga.

"Ante la necesidad de liberar áreas de hospitalización ante el repunte de coronavirus", la dirección va a trasladar este lunes la planta de hospitalización de Medicina Interna al Hospital Materno Infantil, donde ya se ubicaron en su momento las unidades de Cuidados Paliativos y Geriatría desde el Civil.

De este modo, todos los profesionales de estas áreas se trasladarán a la cuarta planta del Materno Infantil, donde prestarán su atención y cuidados a los pacientes que ingresen a cargo de la unidad en los mismos términos en los que se hallaban hasta ahora.Esta decisión responde a una planificación detallada por servicios que tiene por objetivo disponer del mayor número de recursos posibles ante el incremento de pacientes ingresados con coronavirus.

Asimismo, el centro ha puesto a disposición de la Unidad de Cuidados Críticos (UCI) la cafetería de personal del centro, que el pasado mes de mayo se habilitó como Observación del servicio de Urgencias y que, tras el traslado del servicio, ha quedado a disposición del servicio de la UCI para los pacientes no COVID-19 de menor complejidad. Está equipada con todo lo necesario para la atención de pacientes críticos y cuenta con profesionales del servicio de forma permanente.

En la primera etapa de la pandemia por el coronavirus, el Hospital Regional de Málaga se transformó para atender la demanda de pacientes con sospecha de esta enfermedad que precisaban de aislamiento de contacto.

Actualmente, algunos servicios continúan desplazados, como Oncología médica, actualmente en la séptima planta del Materno Infantil, a donde se trasladaron por seguridad de los pacientes y para disponer de espacios de hospitalización por COVID-19; o Cirugía Plástica y Otorrinolaringología, que liberaron espacios para la reorganización de agendas quirúrgicas y estancias post operatorias.

Estos servicios han permanecido desplazados durante el periodo estival para contar con una reserva de camas frente al COVID. El pasado mes de septiembre, con objeto de dar respuesta a la Unidad de Residencias, las plantas de Cuidados Paliativos y Geriatría se desplazaron al Materno Infantil para dejar este espacio disponible a demanda en colaboración con el distrito de Atención Primaria Málaga-Valle del Guadalhorce.

Asimismo, la dirección del centro sanitario estudia la reorganización de diferentes unidades de hospitalización con la intención de agrupar por plantas todos los futuros casos de ingresos por Covid19, para que el tránsito se reduzca al mínimo.

Reorganización de operaciones

En lo que respecta a la planificación quirúrgica, se priorizará, como hasta ahora, la actividad oncológica y la urgente, organizando las agendas de forma semanal en función de los ingresos por complicaciones de Sars-Cov2.

Además, han recordado que el centro dispone, desde el inicio de la pandemia y, en colaboración con todas las unidades y servicios, de un plan de 'Hospital Seguro' con circuitos diferenciados para la reducción de eventos adversos tanto en pacientes como en profesionales.

De hecho, y con el objetivo de garantizar su seguridad, la dirección del Hospital Regional de Málaga ha actualizado el protocolo de acceso y visitas que recoge, entre otros aspectos, que sólo está permitida la estancia de un familiar por usuario y cuáles son sus derechos y deberes.

Para concluir, desde el equipo directivo del Hospital Regional Universitario de Málaga han agradecido a los profesionales "de todas las categorías, sanitarias y no sanitarias, su esfuerzo y voluntariedad en la realización de su labor diaria para hacer frente a esta situación excepcional".