Los ocho votos de PP, Juan Cassá y Ciudadanos, frente a los siete del PSOE y Adelante Málaga, han servido hoy para que el equipo de gobierno rechace rescatar la concesión de la cafetería de Parcemasa e iniciar una nueva licitación, como pedía la oposición en una moción conjunta presentada a la Comisión de Sostenibilidad Medioambiental, que se ha celebrado de forma telemática por la mala evolución de la pandemia.

Rubén Viruel, edil socialista, ha recordado que a los trabajadores de la cafetería se le adeudan diversos pagos, que se están dando "muchos incumplimientos del pliego de condiciones" por parte de la nueva concesionaria, la empresa Good4US, "y los trabajadores han visto disminuidos sus salarios al eliminarse, por ejemplo, los complementos de nocturnidad y distancia". Ha indicado Viruel que ha bajado la calidad de los productos, que han subido los precios y se ha eliminado el servicio 24 horas, además de estar esperando las pagas extra de diciembre de 2019 y 2020, entre otros atrasos.

Paqui Macías, edil de Adelante, ha criticado al Consistorio por la falta de fiscalización sobre el pliego de condiciones y ha hablado, incluso, de "dejadez de funciones de Parcemasa y del equipo de gobierno", mientras que la portavoz de Cs, Noelia Losada, se ha solidarizado con los trabajadores pero ha indicado que la nueva empresa está cumpliendo el pliego y el convenio de hostelería.

Gemma del Corral, edil de Sostenibilidad Medioambiental, ha acusado a la oposición de hacer "un show político" por no haber pedido antes de presentar la moción la celebración de un consejo extraordinario de Parcemasa, para destacar luego que lo único que debe este empresario es la paga extra de 2020, y el resto de retrasos se corresponderían con la anterior concesionaria, algo que está ahora mismo viéndose por los juzgados. "Hemos de esperar a lo que determinen los tribunales", ha dicho, para indicar luego que "no hay evidencia de que las condiciones de los trabajadores hayan empeorado", para explicar, por ejemplo, que el servicio de 24 horas se cubre porque los empleados llaman a las salas por si los familiares quieren alguna atención y se les ofrece un servicio de catering o termos hasta las seis de la mañana, para criticar la huelga de tres días de los empleados "en el peor momento de la hostelería", "con la que está cayendo".

El representante de los trabajadores, Andrés Sánchez, ha negado que ellos quieran pertenecer a Parcemasa, y ha dicho que la empresa nueva se subrogó en derechos y obligaciones en relación a la antigua, "la cafetería no es deficitaria", además de denunciar que la asesora de Parcemasa y de la propia cafetería les ha amenazado con un expediente de regulación de empleo. "Eso es lo que hay, y si me demandáis estaréis tres años sin cobrar".