El portavoz del grupo municipal de IU y Podemos, Eduardo Zorrilla, y el concejal Nicolás Sguiglia han ofrecido una rueda de prensa telemática para trasladar un doble mensaje: por un lado, asegurar que el plan de reactivación de la ciudad, cuyas ideas surgieron de los foros organizados por el alcalde, Francisco de la Torre, durante el confinamiento, responden más “a un acto de propaganda que de reflexión y consenso”, dejando a un lado, por ejemplo, la reindustrialización de la ciudad y las políticas sociales y de lucha contra la desigualdad; y, en segundo lugar, que los proyectos presentados para captar fondos europeos de reconstrucción, los llamados Next Generation, responden más “a intereses especulativos” de grandes constructoras que a las necesidades reales de la urbe.

Cabe recordar que de esos foros de reactivación surgieron más de 500 propuestas mientras que se han presentado 67 proyectos netamente municipales con el fin de captar dinero europeo (1.939 millones; si se meten los planes que también afectarían a otras administraciones, y a Málaga, claro, son 74 por 6.354 millones de euros). Muchas de estas propuestas suponen la ejecución de infraestructuras ya anunciadas como el soterramiento del eje litoral o el tren litoral, que una toda la Costa del Sol, el encauzamiento del río Campanillas o proyectos energéticos para edificios.

En cuanto al plan de reactivación, ha dicho Zorrilla que el 90% de los representados en el Palacio de Ferias y Congresos eran empresarios, mientras que el 10% restante lo conformaban sindicatos, grupos políticos o sociales. “Y el resultado de eso ha sido el que cabía esperar”, ha indicado, para señalar que se ha tratado más de “un acto de propaganda que de buscar el consenso y la reflexión”. Las conclusiones de este plan son “irreales” y mantienen, por ejemplo, el modelo “de los museos franquicia”, más centrado en atraer turistas que en divulgar la cultura por los barrios, ha indicado. También ha señalado que no hay propuestas sobre educación ni se apuesta, ha dicho, “por diversificar el modelo productivo, por reindustrializar la ciudad, cuando se reconoce en el documento que es tendencia en otras ciudades el refuerzo de la producción propia”. Para el litoral, ha dicho, se insiste “en los mismos proyectos de siempre, a medidas especuladores”, sin seguir el Plan Alicia o los Objetivos de Desarrollo Sostenible. “Hay una falta de proyectos conretos en cuanto a medidas para acabar con la pobreza y la desigualdad”.

Nicolás Sguiglia, por su parte, ha criticado que en ninguno de los dos procesos se han atendido a las propuestas de la oposición, “parece que el PP actúa como mero operador del sector privado”, y ha puesto el foco sobre la necesidad de diversificar el modelo productivo, siendo el turismo nuestra principal industria, “el turismo es nuestro motor central, pero hemos de activar otros motores”, para recordar luego que su confluencia ya presentó un “detallado” plan de reindustrialización que fue desechado por el equipo de gobierno.

También ha criticado Sguiglia la falta de política sociales o medidas contra la desigualdad, para recordar que esta es una ciudad del Mediterráneo con un paro estructural de en torno al 20%, casi el 50% entre los jóvenes, problemas de acceso a la vivienda, entre otros asuntos centrales. Asimismo, ha señalado que no hay entre los proyectos presentado a los fondos europeos un plan de movilidad sostenible, un proyecto para fortalecer el cinturón verde o fomentar el transporte público, y sin embargo sí se busca financiar el soterramiento del eje litoral, valorado en 428 millones de euros, frente a los 16 millones que se han solicitado para formar a jóvenes.