El PSOE ha presentado una moción que se debatirá en la comisión de Economía y Hacienda del próximo jueves cuyo fin es que el equipo de gobierno acceda a reducir un 75% la tasa de ocupación de la vía pública para los hosteleros y los comerciantes en 2021, una bajada que sería del 50% en 2022 y del 25% en 2023, con el fin de ayudarles a paliar en cierta forma las fuertes pérdidas que están teniendo debido a las restricciones sanitarias decretadas para tratar de frenar la pandemia del covid-19.

“En los próximos días podríamos superar la tasa de 1.000 contagios y eso supondría el cierre del municipio y de la actividad no esencial. Por eso en esta moción pedimos al Ayuntamiento que sea sensible ante la situación que viven los restaurantes, los bares, el comercio, que ven que la situación les golpea violentamente”, ha dicho el portavoz de la formación, Daniel Pérez, en rueda de prensa, para criticar luego, por ejemplo, que no haya cuentas en 2021. “Exigimos al Ayuntamiento que sea sensible con los comerciantes, los hosteleros, los restauradores, vamos a pedirle una bonificación del 75% en la tasa de vía pública para quienes tienen un negocio que ocupa parte de la calle”.

“Estamos en el momento adecuado para que estas ayudas puedan funcionar, porque hoy, y esto lo digo con mucho dolor, no podemos entender cómo prácticamente después de un año de pandemia este Ayuntamiento aún no ha dado ni una sola ayuda a quienes peor lo están pasando. Es hora de que el Ayuntamiento dé la cara”, ha dicho.

“Los presupuestos en este momento no están ni siquiera presentados, es el momento de que las cuentas recojan bonificaciones para quienes peor lo pasan. Pedimos al alcalde que escuche, que sea sensible con los hosteleros y los comerciantes, que ven cómo se desploman sus ingresos porque no hay actividad. El Ayuntamiento ha sido incapaz a día de hoy de dar una sola ayuda. Ha llegado la vacuna antes que las ayudas”, ha recalcado, para poner luego el ejemplo de Mijas, Benalmádena o Sevilla, que han implementado planes de subvención a estos sectores.

Lo cierto es que eso también se ha hecho en Málaga, un plan de cinco millones de euros para restaurantes y comercios, ahora en trámite.

La edil socialista María del Carmen Sánchez destaca que la venta ambulante o los feriantes ni siquiera tienen ingresos desde 2019 y lo están pasando “bastante mal”. Por ello, también solicitan un paquete de ayudas y medidas sociales a la Junta de Andalucía, además de las reivindicaciones relacionadas con el Consistorio. Para la reducción de la tasa de ocupación de la vía pública reclaman seguir el ejemplo de Melilla.