Una rueda de prensa telemática convocada, en principio, para hablar de ayudas a empresas, ha acabado siendo protagonizada por el proyecto de la Torre del Puerto, el hotel de lujo proyectado en el dique de Levante, un rascacielos que, entre otras muchas críticas, ha sido puesto en tela de juicio por romper la postal de la ciudad. Contra esta iniciativa, cabe recordar, han firmado varios centenares (eran trescientos el 14 de enero) de intelectuales españoles (entre ellos Miguel Ríos, Irene Vallejo o Benito Zambrano) un manifiesto de la Plataforma Defendamos Nuestro Horizonte. La historia es que tanto el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara, como el regidor malagueño, Francisco de la Torre, han dado hoy, de nuevo, un respaldo explícito al rascacielos. De hecho, el dirigente empresarial ha pedido una tramitación más ágil, después de cinco años, mientras que el alcalde ha insistido en que es un "equipamiento hotelero de calidad y potencia".

Recuerden que la oposición municipal reclama, tras el cambio de postura del PSOE, una consulta popular sobre el futuro uso del dique de Levante.

González de Lara ha explicado que se habla mucho, "y es muy respetable, de la estética paisajística", pero los empresarios echan de menos que en el debate se introduzca el elemento económico. "Hemos de dimensionar los efectos económicos, se habla poco de eso en este debate". Ha considerado que la Torre del Puerto es un proyecto "emblemático" de la ciudad, y ha recordado que ya van cinco años de trámites, "se dilatan, se eternizan". Asegura que es "magnífico" que haya debate, ya que, al ser un edificio singular, debe cumplir con los requisitos de sostenibilidad y la normativa, pero la inversión "es enorme, muchos cientos de millones de euros y más de 1.800 puestos de trabajo". Por ello, ha pedido que "la tramitación sea eficiente, más ágil, y no se demore mucho más".

En este sentido, ha indicado que este hotel va a permitir "avanzar en la oferta que Málaga tiene como ciudad para ser destino y atraer un concepto que ahora no tenemos", es decir, es una apuesta por "un segmento de calidad" del modelo turístico urbano.

De la misma forma, y a preguntas de los periodistas, ha respondido el regidor malagueño que hay muchas razones para que este "sea un proyecto de interés para la ciudad, sumando una opción hotelera de gran nivel, de gran lujo y capacidad", además de destacar que el espacio congresual acogerá a mil personas. "Damos un paso significativo adelante en cuanto a la imagen de la ciudad como base de cruceros", ha declarado, para indicar luego que se trata de un edificio alto, que en su última propuesta "ha moderado su altura, su estética, para ser situado con normalidad dentro del paisaje, en diálogo con otras zonas de la ciudad", en referencia a las torres que acogerá Repsol, Martiricos o la Térmica. (El edificio medía 150 metros si se suma su base, aunque los promotores aseguran haber reducido su altura desde los 135 a los 116 metros).

Es un proyecto que "viene de antiguo", de cuando Enrique Linde presidía la Autoridad Portuaria, y que "el Puerto ha impulsado". El Ayuntamiento, ha explicado, ha modificado el Plan Especial y la tramitación, ha defendido, ha sido muy "abierta" desde el punto de vista de "la participación ciudadana". "Es un equipamiento hotelero de calidad y potencia", ha agregado, para indicar acto seguido que dará también respuesta a la demanda de la ciudad en el segmento congresual.