La Asociación de Vecinos Zona Popular de El Palo se ha hecho eco del malestar de vecinos y comerciantes por el continuo mal olor junto a la plaza de Demófilo Peláez Santiago o de las Cuatro Esquinas, el corazón del barrio y uno de los espacios más transitados.

Como explicó el lunes el presidente vecinal, Rafael Caparrós, el mal olor proviene de un par de registros de aguas pluviales en el cruce de la calle Real con la calle Almería, a la altura de la plaza.

Además, detalló que bajo la calle Real se encuentra embovedado el arroyo de las Cuevas del Palo, que podría ser la fuente de estos malos olores.

Para un comerciante consultado, el mal olor sólo llega «cuando aparece el terral, el viento del norte», mientras que para Roque, del bar Florido, casi en frente del foco, «el mal olor es diario y no hay quien lo aguante es insoportable». El hostelero aventuró que podía deberse a agua estancada, pero precisó que el tubo del arroyo baja en pendiente «hasta Casa Pedro». «Es un olor a cieno con el que llevamos seis o siete meses», indicó.

Fuentes municipales informaron ayer de que Emasa revisará el conducto para limpiarlo, en busca de posibles atoros.