El concejal socialista en el Ayuntamiento de Málaga Rubén Viruel ha exigido a la Junta de Andalucía que, "con carácter inmediato, tome las medidas alternativas a la ventilación natural de las aulas de los centros educativos debido a las bajas temperaturas y a la humedad, tales como la instalación de purificadores homologados dotados con filtros de alta eficiencia HEPA".

Así, ha criticado que "estamos ante el inicio del segundo trimestre del curso escolar y el presidente de la Junta, Juanma Moreno, sigue demostrándonos que la educación pública no es una prioridad para su gobierno, que permite que las aulas estén heladas y los niños vuelva a casa con los labios morados sin poner en marcha medidas correctoras".

También ha pedido a través de una moción a la Junta de Andalucía "que utilice parte de los fondos que le transfirió el Gobierno de España para educación pública, 384 millones, de los que 107 millones estaban sin gastar a finales de diciembre".

Al respecto, Viruel ha incidido en que "la falta de climatización y purificadores homologados convenientemente y dotados de filtros HEPA, obliga a los centros a elegir entre que los escolares pasen frío o garantizar la ventilación necesaria para evitar nuevos contagios".

Durante el primer trimestre, la ventilación de las aulas andaluzas se ha realizado de forma natural, permitiendo las temperaturas hacerla en un entorno más o menos confortable; pero, ha añadido, "la entrada del invierno y de la ola de frío dificultan con creces el proceso de aprendizaje en las aulas, dejando de manifiesto una vez más, la constante falta de previsión de la Consejería de Educación".

"Hemos podido ver estos días imágenes difundidas en medios de comunicación y redes sociales de alumnado y profesorado en aulas a bajísimas temperaturas, con niños y niñas abrigados con gorros, guantes y hasta con mantas, para soportar el frío durante la jornada escolar, que han provocado la indignación de la comunidad educativa", ha advertido.

Durante los días en los que Málaga ha estado azotada por la borrasca Filomena, que hizo descender los termómetros y trajo lluvias torrenciales, la comunidad educativa "ha tenido que soportar temperaturas que causan lo que se denomina disconfort térmico".

En este punto, el socialista ha recordado que el Real Decreto 486/1997 establece los límites de temperatura en entornos laborales seguros entre los 17 y los 27 grados centígrados, "algo que no se está produciendo en los centros educativos de ninguna de las maneras en los colegios malagueños, donde se han registrado temperaturas inferiores a los 10 grados, poniendo en riesgo la salud de los niños y del cuerpo docente".

Mientras tanto, ha dicho, "nada se sabe de los primeros trámites de la Ley de Bioclimatización de los centros educativos andaluces", que fue aprobada por unanimidad en el Parlamento en julio de 2020, y que establece que en los primeros 18 meses "deberán haberse realizado las valoraciones o auditorías energéticas de los centros educativos que se consideren prioritarios".

"La ley justifica como de especial interés para Andalucía acometer las acciones oportunas para garantizar un ambiente saludable de los escolares y del conjunto de la comunidad educativa, garantizándose un ambiente confortable, en términos de temperatura, humedad y ventilación de las edificaciones, en los colegios e institutos públicos", ha recordado.

Limpieza y desinfección

Por otro lado, el concejal socialista ha pedido al equipo de gobierno "que incremente el dispositivo especial de labores de limpieza y desinfección en los centros educativos y su entorno, fachadas, patios y zonas comunes, de manera urgente debido a la situación tan alarmante de contagios que sufre la ciudad de Málaga en esta tercera ola del COVID-19".

"A las necesidades de ventilación en los centros educativos, se suma la situación en la que se encuentra la ciudad de Málaga con cifras muy preocupantes de contagios por la tercera ola de COVID-19, donde el uso de mascarillas, el mantenimiento de la distancia y las medidas de higiene siguen siendo de necesaria aplicación", ha incidido.

De igual modo, ha agregado que "también es primordial que las zonas en las que pasan horas los alumnos y también el cuerpo docente se encuentren en perfectas condiciones de limpieza y desinfección, labores que se tienen que efectuar varias veces al día".

Por otro lado, Viruel ha instado, a través de la moción, que la Junta de Andalucía "garantice un control permanente del CO2 en las aulas de los centros educativos mediante la realización de controles específicos de calidad del aire, favoreciendo así la atención y el rendimiento escolar, ya que la exposición a concentraciones de CO2 demasiado elevadas produce aletargamiento y dificulta la atención durante la jornada lectiva".