La Guardia Civil ha desarticulado una organización internacional dedicada a introducir en España bebidas falsificadas de tres marcas de ron. En la operación, desarrollada en la provincia de Cádiz, se han intervenido más de 225.000 botellas de ron falsificadas, valoradas en 3.500.000 euros y se ha detenido o investigado a 24 personas. Según explica el Instituto Armado, el entramado empresarial producía el licor en la República Dominicana, lo embotellaba en Honduras y se rotulaba con etiquetas falsificadas procedentes de China.

El género falsificado llegaba procedente de depósitos fiscales ubicados en los Países Bajos, y una vez aquí se comercializaba a través de depósitos fiscales y distribuidoras españolas, de las que se ha actuado sobre 21 de ellas, repartidas en Córdoba, Badajoz, Valencia, Málaga, Barcelona, Madrid, Sevilla, Navarra, Bilbao y Huelva. Las investigaciones se iniciaron en febrero de 2019 cuando la Guardia Civil detectó, en un establecimiento de Cádiz, dedicado a la venta al por mayor de bebidas alcohólicas una partida de botellas de ron que parecían ser falsificadas.