El Área de Deporte de Málaga que dirige la portavoz de Cs, Noelia Losada, ha lanzado la idea de construir en la capital una ciudad deportiva multidisciplinar, es decir, instalaciones para que las disciplinas deportivas minoritarias puedan desarrollar sus entrenamientos y competiciones y además las escuelas deportivas, compuestas por niños y niñas de todas las edades, también tengan un sitio seguro para desarrollar su práctica favorita. La inversión prevista es de seis millones de euros.

Las fuentes consultadas explican que se trata sólo de una idea y que aún no está en tramitación, pero se ha hablado con diferentes clubes para conocer sus necesidades. No es un secreto a voces que representantes de disciplinas como el béisbol o el rugby han pedido al Consistorio varias veces, amparados en mociones de la oposición, campos dignos para realizar sus entrenamientos. Así, se trata de un proyecto para el que se habría elegido una parcela en la calle Navarro Ledesma, pasado Soliva y cerca de la ampliación del campus de la UMA con 70.000 metros cuadrados.

Habría, así, un campo de béisbol, otro de tiro con arco, uno de rugby, uno de hockey hierba, dos pistas polideportivas, una galería cubierta de tiro, edificaciones de servicio y gradas. También se ha barajado la posibilidad de que los campos sean polivalentes y puedan adecuarse a cada disciplina, aunque indican las fuentes que se trata de una idea sin desarrollar aún, pero que ha tomado impulso en las últimas semanas con su anuncio en una comisión. Eso sí, los detalles del proyecto no se conocían.

Por otro lado, este periódico habló ayer con Sergio Valero Ramírez, presidente en funciones del Club de Fútbol Playa Málaga City, quien ha pedido que se haga también un campo para ellos en estas instalaciones. La idea no es que acoja sólo a los jugadores de los dos clubes de fútbol playa existentes en la capital, sino también a los deportistas de todas las disciplinas que se desarrollan en el litoral, desde el rugby playa al balonmano playa, pasando por el tenis, el vóley o el futvóley. Ellos quieren que haya un campo de rugby playa, sensiblemente más grande que el de fútbol, para que todas estas disciplinas deportivas puedan entrenar y realizar allí sus respectivas competiciones.

Explica este dirigente de fútbol playa que tienen muchos problemas para entrenar en el litoral, porque en cuanto hay un temporal el campo que tienen en Sacaba o el de Guadalmar se llenan de piedras, ramas o cristales, lo que supone un peligro para ellos. También hay un campo en las instalaciones de la federación, pero su alquiler no pueden permitírselo.

La Ley de Costas pone difícil la subsistencia

Sergio Valero Ramírez, presidente del club de fútbol playa Málaga City, también señala que la Ley de Costas les impide llevar publicidad en las camisetas, lo que les pone muy difícil subsistir y conseguir patrocinadores cuyas aportaciones les permitan hacer frente a los gastos derivados de la competición y los entrenamientos. «Entrenamos con camisetas estándar, sin publicidad, nos cuesta mucho conseguir patrocinadores». Ellos buscan, sobre todo, apoyo mínimo para que su actividad deportiva se desarrolle, lo que es un bien para jóvenes y niños, por cierto.