Casi 90 menores de distintos países africanos han sido tratados en Málaga desde hace casi dos décadas a través del programa 'Viaje hacia la vida' de la Fundación Tierra de Hombres (Tdh). Unos niños a los que "se les ha brindado una segunda oportunidad y hoy tienen ya junto a sus familias un futuro y una calidad de vida que hasta entonces no tenían".

Así lo ha asegurado la presidenta de Tdh España, María Antonia Jiménez, quien ha destacado que en este programa, "nuestro buque insignia", se forma "una gran cadena", entre profesionales sanitarios, familias de acogida y voluntarios, "para salvar la vida de un niño, cuyo valor es incalculable". "Dotar de prestación sanitaria a menores procedentes de países que no cuentan con recursos suficientes es vital como derecho fundamental", ha dicho.

Más del 80 por ciento de los pequeños que han venido a Málaga han sido intervenidos por patologías de corazón, aunque otros también han sido tratados por los servicios de urología, cirugía pediátrica, maxilofacial y traumatología infantil. Proceden, sobre todo, de países como Benín, Mauritania, Senegal, Marruecos, Mali y Guinea Conakry.

En Málaga, el proyecto llegó con la colaboración de la Clínica Gálvez y en 2002 se sumó el Hospital Materno Infantil, dependiente del Hospital Regional, que ha tratado a esos casi 90 niños. En 2007, se llegó a un acuerdo con Parque de San Antonio, actualmente dentro del Grupo Hospitalario Vithas, para casos de traumatología, ha señalado.

Jiménez ha explicado a Europa Press que a veces "la enfermedad que padecen estos niños sin recursos y procedentes de zonas donde la tasa de mortalidad infantil es muy elevada, necesita para su tratamiento y curación infraestructuras sanitarias de alta tecnología y equipos médicos cualificados de los que se carece en sus países de origen".

La selección de los casos se hace en función de la gravedad de la enfermedad, falta de recursos y que sea una patología resolutiva

"En África, los niños con cardiopatía congénitas son muchos, en gran parte por la alimentación de las madres durante el embarazo, muy pobre en proteínas, fundamental para la formación del músculo cardiaco; de ahí las malformaciones congénitas", ha manifestado.

Los menores, desde su llegada, "están acompañados en todo momento por el voluntariado y familias de acogida de la fundación, un pilar indispensable en el programa". En Málaga, actualmente hay "once maravillosas y comprometidas familias de acogida con diferentes disponibilidades" y unos 43 voluntarios para el cuidado en hospitales.

"Cuando llegan tiene mucho miedo, porque todo es nuevo para ellos, es la primera vez que suben a un avión, es un país distinto, todo es diferente a lo que conocen... Y cuando se van, lo hacen sonrientes, con mejor aspecto e incluso entienden nuestro idioma y nos sentimos muy satisfechos de poder ayudarlos y a sus familias a mejorar su calidad y esperanza de vida", ha expresado Jiménez.

La presidenta ha hecho hincapié en que "un niño que va a morir en poco tiempo en su país puede salvarse en España con las cirugías que aquí se llevan a cabo de forma continuada".

Ha explicado que la selección de los casos se hace en función de la gravedad de la enfermedad, falta de recursos y que sea una patología resolutiva, que "no necesite un control en terreno que no sea posible a su regreso", ya que en sus países "la accesibilidad a la asistencia sanitaria está muy limitada o ni existe".

Respecto a las familias de acogida, ha indicado que es "un eslabón de la cadena para que se haga posible la curación y recuperación del niño y cuanto antes pueda regresar con su familia" y ha señalado que los padres biológicos "informados en todo momento por nuestra parte de la situación de su hijo, están esperándolos impacientes para verlos de nuevo y sanos".

"Qué madre no querría ver cuanto antes a su hijo ya curado después del gran esfuerzo de dejarlo marchar a miles de kilómetros, consciente que era su única posibilidad de vida", ha preguntado, agradeciendo a esas familias en España "que cuidan con todo el cariño a estos pequeños, abriéndoles las puertas de sus casas y sobre todo su corazón".

Las familias de acogida del programa son históricas e incondicionales, pero "necesitamos nuevas ya que las circunstancias cambian"

Jiménez ha precisado que "aunque las familias de acogida que tenemos son históricas e incondicionales, necesitamos nuevas ya que las circunstancias cambian y a veces los propios problemas no hacen posible que sea el momento para acoger a un niño". Así, ha apuntado que tienen que ser voluntarios de la fundación y aceptar los acuerdos "según nuestra política de protección de la infancia". Además, tienen un proceso de formación por parte de Tierra de Hombres.

Sobre el voluntariado que está con los pequeños en hospitales, la presidenta nacional ha dicho que "es el gran pilar de Tierra de Hombres y no solo son necesarios para esos cuidados, también para ayudarnos a realizar diferentes actividades para recaudar fondos y que el programa siga marchando".

"Necesitamos su ayuda y sus ideas, siempre estamos abiertos a las propuestas que puedan llegar de ellos. No solo se necesitan recursos económicos, los humanos son fundamentales", ha señalado, por lo que "son más que bienvenidos" todas las personas que quieran sumar.

COVID

Desde que se inició la pandemia por el coronavirus, ha explicado, "desgraciadamente el programa tuvo que disminuir su actividad". "La salud es un eje prioritario para Tierra de Hombres y, en un ejercicio de responsabilidad para no contribuir a la propagación del virus, se paralizó el traslado a España de niños y el regreso de los que estaban tratándose aquí que siguieron con sus familias de acogida".

Pero, ha precisado, "poco a poco, se fueron marchando estos pequeños que ya están junto a sus familias" y, "resolviendo grandes obstáculos", han conseguido "trasladar hasta el momento cinco niños a España, entre Málaga, Córdoba y Galicia y hay varios por llegar en las próximas semanas".

"Cada niño que se ha marchado ha ido acompañado de maletas de mascarillas y geles desinfectantes que esperaban con mucha necesidad"

"Cada niño que se ha marchado ha ido acompañado de maletas de mascarillas y geles desinfectantes que esperaban con mucha necesidad los delegados en terreno de estos países africanos para ayudarles en lo posible frente a esta pandemia mundial, que aún es pronto para saber las consecuencias que podrá tener en el continente africano donde las infraestructuras sanitarias son casi inexistentes", ha dicho.

Ha destacado que "resolviendo los obstáculos del momento actual y con más lentitud de lo habitual, nuestro programa sigue adelante porque hay muchos niños que llevan meses esperando ese día para subir al avión que hará posible curarse de su grave enfermedad".

Para Jiménez, "la gente cada vez está más concienciada de los desequilibrios entre el primer y el llamado tercer mundo y, dentro de sus posibilidades, procuran ayudar, que ya es un gran paso, y la ayuda es más fluida y constante, no solo en temas puntuales"; además está la Responsabilidad Social Corporativa de las empresas con la implicación de sus plantillas. "Todo suma y es importante para seguir con nuestra labor, más en estos momentos", ha incidido.

La presidenta ha tenido también palabras para "los muchos y grandes profesionales sanitarios" de Málaga y de todos los hospitales de España que colaboran "y que de forma solidaria han brindado a este programa sus conocimientos, sensibilidad y mucho cariño que se ha traducido en salud para nuestros pequeños, un derecho primordial que cualquier niño debe tener en el mundo".

Desde el inicio del programa, según Jiménez, "y gracias a esta la cadena solidaria de la fundación y apoyada por instituciones, entidades, empresas y donaciones particulares, casi 800 niños han sido intervenidos a nivel nacional, pudiendo llevar una vida normal en sus países junto a sus familias biológicas".

El Movimiento Tierra de Hombres nació en el mundo durante la guerra de Argelia en 1959 y está presente ya en nueve países europeos. Cuando se implantó en 1994 en España se hizo poniendo en marcha el programa 'Viaje hacia la vida', ha indicado. Además, tiene otros proyectos de cooperación internacional en África, América Latina y Oriente Medio.