Efectivos de la Policía Local de Málaga han detenido al conductor de un patinete eléctrico, natural y vecino de Málaga y de 20 años, como presunto autor de un delito de desobediencia, atentado y resistencia a agentes de la autoridad ya que, al parecer, golpeó a un agente tras ser sorprendido conduciendo a gran velocidad un patinete y usando el móvil.

Los hechos tuvieron lugar la pasada semana, concretamente sobre las 17.00 horas del jueves 28 de enero en la calle Jorge Guillén, cuando policías locales que patrullaban por la zona en motocicleta policial se percataron de que el joven iba a gran velocidad sobre el vehículo de movilidad personal (VMP) con el agravante de que, además, iba hablando por el teléfono móvil.

Así, al percatarse de la presencia policial, intentó ocultarse entre dos vehículos, siendo interceptado por los policías locales, que le solicitaron la documentación para proceder a denunciarlo, manifestándoles en primera instancia que iba a Comisaría para sacarse el DNI porque lo había perdido, motivo por el cual estaba indocumentado, si bien ofreció sus datos verbalmente, dando un domicilio cercano al lugar de los hechos, por lo que los agentes le solicitaron desplazarse al mismo junto a él para identificarlo a través de algún documento válido.

El individuo no solo se negó rotunda y reiteradamente a ello, si no que ofreció versiones contradictorias, intentando dificultar su identificación, a la vez que desobedecía y se negaba a cumplir las indicaciones de los policías locales, que solicitaron la presencia de un radiopatrulla para proceder a desplazarlo a efectos de identificación, según ha informado la Policía Local en un comunicado.

Ante ello, el joven comenzó a vociferar y llamar la atención de los viandantes, así como a simular un presunto ataque de ansiedad, motivando que los agentes llamasen a una ambulancia que posteriormente, tras comprobar que estaba bien, anularon.

Una vez personados los policías locales con el vehículo patrulla, el individuo intentó zafarse huyendo a la carrera de forma sorpresiva para eludir la acción policial, sujetándolo uno de los agentes del brazo a lo que respondió propinándole un fuerte puñetazo en el pecho, siendo finalmente reducido por el policía local pese a la fuerte resistencia que presentó.

Ante los hechos, el individuo fue detenido y trasladado a dependencias policiales, para, posteriormente, ser puesto a disposición judicial. En cuanto al policía local que procedió a la detención del individuo precisó ser atendido en un centro hospitalario por las lesiones que éste le provocó.