La Autoridad Portuaria propondrá en su próximo Consejo de Administración que el concurso para la construcción y gestión de la zona náutico deportiva de San Andrés, cuyo plazo de presentación de ofertas finalizó el pasado mes de noviembre, sea declarado desierto: tras la evaluación de los dos proyectos presentados, la Abogacía General del Estado ha detectado algunos defectos formales en los mismos. Uno de los grupos que pujaban por este proyecto era Al Alfia, que representa a los inversores cataríes que quieren impulsar un hotel de lujo en el dique de Levante del Puerto.

Por este motivo, la Autoridad Portuaria tiene la intención de volver a convocar una nueva licitación en la que, tanto las empresas que optaban a la concesión administrativa en el concurso anterior como otras nuevas podrán realizar sus ofertas. Esta propuesta también será planteada en la reunión del próximo Consejo de Administración del organismo público, ha informado hoy el Puerto en una nota de prensa.

"Dadas las condiciones actuales que presenta el mercado internacional en el ámbito de la actividad náutico deportiva, este proyecto, destinado al atraque de embarcaciones de hasta 30 metros de eslora (con la posibilidad de dos atraques más de hasta 50 metros de eslora), supone una importante oportunidad para situar al Puerto de Málaga en el mapa nacional e internacional de la actividad náutico deportiva", asegura el Puerto.

El proyecto, previsto en el texto refundido del Plan Especial del Puerto de Málaga y aprobado en 2010, recoge en sus ordenanzas la creación de un puerto deportivo para atender la demanda de este tipo de tráfico que revela una tendencia al alza en los últimos años. La futura concesión tendrá una superficie de lámina de agua en la margen derecha del río Guadalmedina que consta de 100.000 m2. A esta superficie hay que sumar un área de tierra alrededor de la lámina de agua que será de 28.000 m2.

El puerto deportivo de San Andrés estará destinado a un uso ciudadano-portuario, que incluirá un complejo náutico que incluye una escuela de vela y otras enseñanzas del mar, zona de restauración, pequeño comercio y tiendas especializadas, así como un club social. A su vez, la dársena dispondrá de diversos espacios para un uso específicamente portuario, tales como una torre de control, naves y talleres para la zona varada del puerto deportivo y una marina seca.

"El puerto deportivo se enmarca en el proyecto contemplado en el Plan Especial del Puerto de Málaga para revitalizar la zona oeste del dominio público-portuario, correspondiente a la plataforma de San Andrés, en el que también se ubicarán un auditorio, un edificio cultural y la sede del Instituto Oceanográfico. Éste último se encuentra en la última fase del proceso de construcción", indica la Autoridad Portuaria.