El nuevo formato de la Junta de Andalucía para establecer las restricciones no ha comenzado con buen pie. Los hosteleros, comerciantes y otros sectores afectados en 17 municipios malagueños siguen esperando la decisión que permita la reapertura este sábado de la actividad no esencial. Aunque el comité de expertos fijó el miércoles la evaluación de las tasas de incidencia en una sola reunión semanal cada jueves, la primera no se ha celebrado. Málaga, Marbella, Estepona y 14 municipios más siguen en vilo después de que el Comité de Alertas de Salud Pública de Alto Impacto aplazara hasta este viernes «por ajustes administrativos» la reunión en la que iban a rebajarle las medidas al estar por debajo de la tasa de 1.000 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

Todo estaba previsto para que el jueves por la tarde se comunicaría la decisión por parte del Gobierno Andaluz y el viernes se publicaría en su boletín oficial (BOJA) para que entrara en vigor el sábado, pero tales trámites no empezaron a consumarse.

La resolución dibujaría un escenario totalmente distinto para el fin de semana en aquellos municipios cuyas tasas ya les permitiría la reapertura de los establecimientos no considerados esenciales. Es el caso de importantes localidades como la propia capital malagueña (678,5), Marbella (894,8), Estepona (909,9),Coín (714,5) o Vélez Málaga (514,8).  

El resto de municipios que ya podrían retomar también su actividad no esencial serían Alameda ((705,4), Alfarnate (93,9), Benamocarra (262,6),Cartajima (826,4), Casares (726,4), El Borge (433,8), Faraján (0,0), Genalguacil (763,4), Ojén (733,8), Pizarra (857,7), Teba (721,2) y Villanueva de Tapia (890,4).

En los casos de Alfarnate, Benamocarra, El Borge y Faraján, el cambio sería aún más radical e, incluso, dejarían también de tener restricciones de movilidad con el consiguiente levantamiento del cierre perimetral al haber bajado ya de los 500 casos por cada 100.000 habitantes.

También saldrían del cierre perimetral al contar ya con una tasa de incidencia de menos de 500 casos por cada 100.000 habitantes otras 19 localidades malagueñas, entre las que se encuentran Fuente de Piedra (225,4); Moclinejo (159,9); Monda (296,6); Rincón de la Victoria (432,7); Torremolinos (438,1) y Villanueva del Rosario (356,9).

Las restantes localidades que abren se corresponderían con Alcaucín (0); Algarrobo (427,1); Alhaurín el Grande (425,9); Almáchar (385,3); Almargen (410,9); Alozaina (485,2); Arenas (424,8); Benamargosa (325,7); Campillos (441,2); Casabermeja (358,2); Cómpeta (100,8) y Cuevas del Becerro (375,7).

El efecto contrario se produciría en Serrato, que supera los 500 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días y tendrá cierre perimetral desde el sábado.

Según los últimos datos actualizados, diez municipios malagueños todavía superarían los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días y seguirán con la actividad no esencial cerrada. Se trata de Canillas de Albaida (1.054,0), Cañete la Real (1.408,5); Villanueva del Trabuco (1.224,6); Algatocín (1.597,1); Arriate (1.126,9); Benaoján (2.271,2); Cortés de la Frontera (1.011,4), Jubrique (1.529,6); Montejaque (1.264,5); y Ronda (1.337,1). La Ciudad del Tajo sería, de este modo, la única de las grandes ciudades de la provincia malagueña en esta situación.

En cuanto a las novedades que se han producido en las restricciones generales, a partir de ahora las visitas volverán a estar permitidas en las residencias de mayores y se prohibirá la venta de alcohol desde las 18.00 horas de la tarde -tras el cierre de la hostelería- para evitar su consumo en la calle y reforzar el respeto de las limitaciones, según se desprende de otras medidas adoptadas por el comité de expertos de la Junta de Andalucía.