El PP de Málaga se ha sumado al baile de acusaciones con el que los dos principales partidos del país están cruzando en estos precisos instantes -con el 'caso Barcenas' y las elecciones catalanas de plena actualidad- todo tipo de ataques vinculados a la corrupción política. En una comparecencia celebrada este jueves, el coordinador general de los populares malagueños y parlamentario andaluz, José Ramón Carmona, aseveró que el 'caso Isofotón' -que investiga las ayudas de la Junta a esta empresa del PTA- “hunde sus raíces en el PSOE de Málaga”. Incluso, Carmona dio los nombres de que quienes fueron los delegados del Gobierno andaluz en la provincia durante los años en los que se concedieron ayudas a esta empresa: la ahora directora de la Guardia Civil, María Gamez, y el secretario general del PSOE de Málaga, José Luis Ruiz Espejo.

Carmona se ensañó, especialmente con la dirigente de la Benemérita al recordar que "María Gámez fue primero delegada de Innovación y posteriormente delegada del Gobierno andaluz en Málaga en la etapa en la que se concedieron a Isofotón ayudas que, según informes de la propia Junta de Andalucía, eran inviables. "¿Por qué se dieron esas ayudas? ¿Por qué la señora Gámez no llevó a cabo un control de las mismas? ¿Se sabrán más nombres cercanos a Gámez y al PSOE de Málaga relacionados con la concesión de ayudas a Isofotón?”, se preguntó el dirigente popular.

Carmona también consideró que Ruiz Espejo, quien relevó a Gámez en la Delegación del Gobierno andaluz en Málaga, “también tiene que dar la cara”. “En 2017, cuando la coartada de la Junta se hacía insostenible ante la quiebra de Isofotón, él anunció en una comparecencia pública que se iban a iniciar expedientes de reintegro de las ayudas, pero ¿dónde están esos expedientes? ¿Se devolvió alguna ayuda?”, volvió a cuestionarse antes de extender sus acusaciones a dos dirigentes socialistas de la misma época: Miguel Ángel Heredia y Francisco Conejo. "¿Tampoco sabían nada al respecto?”, agregó Carmona.

El dirigente popular subrayó que “poco a poco, vamos sabiendo más de un caso que tiene sus raíces en Málaga y en el que están implicados hasta tres actuales ministros socialistas, los conocidos ya como el trío Isofotón: la ministra Ribera, la ministra Montero y el ministro Planas”. “¿Acaso hay alguna relación entre la llegada de Ribera a Isofotón en 2012 y la concesión de una ayuda de 8 millones de euros a esta empresa con todos los informes de viabilidad en contra? ¿Por qué el Gobierno de Susana Díaz ocultó el acta de la reunión en la que se concedió esa ayuda?”, enfatizó con una hilera de preguntas a las que "también tendría que responder el PSOE de Málaga".

A juicio de Carmona, “ya nadie duda de que el caso Isofotón es un ejemplo más de la etapa más oscura del Gobierno socialista en Andalucía, y empieza a tener claras responsabilidades políticas”.