Ya se anunció hace meses, pero hoy es oficial. La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Málaga ha aprobado hoy el pliego de condiciones que da soporte a un concurso para otorgar la concesión demanial de dos parecelas de la capital, una ubicada en la zona del Pato, junto al Martín Carpena, y otra del Romeral, para acoger a sendas universidades privadas. El edil de Ordenación del Territorio, Raúl López, ha confirmado hoy que son diez los centros docentes de esta entidad interesados en presentarse a la convocatoria.

El terreno del Romeral, en Teatinos, tiene 22.500 metros cuadrados de superficie; el del Pato, cerca del estadio de atletismo y el centro Inacua, 26.000. "Es un procedimiento abierto, de libre concurrencia", ha dicho López, rechazando, como ha criticado la oposición, que el Ayuntamiento vaya a regalar suelo público o concederlo a dedo a universidades privadas. No en vano, ha explicado que el canon anual por el suelo del Romeral será de 102.063 euros y el del Pato, de 176.714 euros. Esta suma podrá ser igualada o superada por quienes concurran a la convocatoria.

Explica López, en rueda de prensa telemática ofrecida esta mañana, que las universidades que concursen habrán de elegir o priorizar la preferencia sobre los suelos, pueden optar a los dos, por tanto, pero sólo se les adjudicará uno. La idea es tener dos universidades, no dos campus de la misma.

Una salvedad importante es que se incluye una cláusula suspensiva, dado que las universidades privadas que quieran instalarse en Málaga deben recibir el sí de la Junta de Andalucía, es decir, un permiso autonómico que las acredita como entidades docentes superiores. Para ello, el Ayuntamiento da un plazo de 24 meses a estas entidades, ya que es un trámite que suele superar el año. Una vez con el sí de la Junta, ya podrán presentar, en los siguientes seis meses, el correspondiente estudio de detalle sobre las parcelas para ver si se altera o no la edificabilidad, y se les dan otros seis meses para pedir la licencia de obra. Los plazos son que a finales de 2023 comiencen las obras de ambos campus, aunque es un cálculo, sin duda, optimista. Se les dan seis meses a estas entidades para iniciar la obra. En el primer o segundo trimestre de ese año podrían solicitarse los correspondientes permisos de obra.

Los periodos de concesión demanial de ambas parcelas son de cincuenta años. Por cierto, el concejal ha señalado las ofertas se puntuarán de la siguiente manera: se darán 40 puntos al canon, lo mismo para la memoria académica y 20 puntos para el plan de mejora en becas. "Nada se da gratis en esta ciudad".

En cuanto al plan de gestión de la universidad o memoria académica, se valoran las actividades propuestas y la descripción e infografías de facultades, clases, bibliotecas y otras infraestructuras, se tendrá muy en cuenta si hay planes de internacionalización e intercambio de estudiantes y profesorado, el número de beneficiarios de estos asuntos, se favorecerán proyectos que tengan ya herramientas exitosas en cuanto a prácticas en empresas de los alumnos, que apoyen a sus graduados en cuanto a salidas laborales y constaten un tanto por ciento de éxito en las posibilidades de conseguir trabajo, así como también se verá con buenos ojos por el Consistorio que tengan premios y certificaciones en cuanto a calidad y excelencia educativa.

En el apartado de becas, cada universidad habrá de certificar qué suma destina a las mismas, y ello será gestionado por el Área de Educación del Consistorio. Estarán dirigidas a malagueños o personas empadronadas durante tres años en la capital y con una serie de requisitos de rendimiento académico y socioeconómicos.

Recuerden que ya hay un protocolo de intenciones firmado con la Universidad Católica San Antonio de Murcia para desembarcar en Málaga con el fin de hacer un campus relacionado con la actividad física y el deporte, y han mostrado, entre otras, su interés por venir a la ciudad hasta diez centros universitarios privados, entre ellos la Alfonso X. Podría haber más, ha dicho el concejal, quien ha indicado que ahora habrán de ratificar su interés presentado sus ofertas al pliego.