El Ayuntamiento de Málaga intenta solucionar los problemas de ‘convivencia’ que puedan producirse entre ciclistas y vehículos en los recientemente implantados carriles 30 de la ciudad, en los que la velocidad máxima se ha reducido a 30 kilómetros por hora para facilitar la presencia de las bicicletas en la calzada y sacarlas, de esta forma, de las aceras como marca la nueva Ordenanza de Movilidad de la ciudad.

De esta manera, el alcalde Francisco de la Torre ha anunciado como medida temporal el cierre al tráfico de este carril del paseo marítimo Pablo Ruiz Picasso para dedicarlo al uso exclusivo de ciclistas durante los fines de semana y festivos, que podrán circular por él en doble sentido a partir del 20 de febrero próximo. Paralelamente, el primer edil ha comentado que de lunes a viernes se ampliará la acera del paseo marítimo (sur) para ganar espacio, en la acera contraria (norte), donde se creará un nuevo carril bici, reservándose la acera sur a uso exclusivo de peatones.

Esta medida recuerda a la tomada hace meses, cuando durante los primeros meses de confinamiento, se habilitaban los paseos marítimos de la ciudad para la práctica deportiva los fines de semana, cerrándose estos al tráfico de vehículos motorizados.

Por último, De la Torre ha tuiteado que la aprobación de un proyecto conjunto de Costas y Junta de Andalucía para proteger una tubería mejorará y ampliará los espacios en la zona.