La confluencia de Izquierda Unida y Podemos exige, a través de una moción presentada ante la Comisión Plenaria de Economía, que el equipo de gobierno municipal “actúe con determinación ante la grave situación que atraviesan los pequeños comercios y establecimientos hosteleros de la ciudad y apruebe en el presupuesto para 2021 un fondo de ayudas directas dotado con, al menos, 15 millones de euros que les permita hacer frente a la pérdida de facturación con respecto al año anterior a la pandemia y a cubrir los gastos fijos esenciales, como los alquileres y los suministros”.

El concejal de la confluencia, Nico Sguiglia, apuesta porque “el ayuntamiento impulse y refuerce la concesión de ayudas directas para los miles de hosteleros y pequeños comercios que están cargando sobre sus espaldas las decisiones que toman las distintas instancias políticas durante la pandemia. Al alcalde tenemos que decirle que las ayudas de 5.8 millones de euros aprobadas a finales del pasado año son insuficientes, la prueba es que en una semana se han agotado las cuantías en relación con las solicitudes presentadas y que éstas solo van a llegar a un 5% de los afectados”.

Sguiglia urge a que “en los presupuestos de 2021 se triplique la cantidad puesta en marcha hasta la fecha y se comprometan, al menos, 15 millones de euros para ayudas directas en favor de los pequeños hosteleros y comerciantes de la ciudad que están atravesando una situación durísima”.

El concejal de la coalición de izquierdas también lanza un mensaje al gobierno de la Junta de Andalucía y pide al presidente, Juanma Moreno (PP), que “mueva el dinero que tiene guardado en el cajón y libere el superávit cercano a los 1.000 millones con el que ha anunciado que cerró el presupuesto del pasado año y los ponga en marcha mediante ayudas directas suficientes para cuantías mensuales que contribuyan a mantener y reflotar el pequeño comercio, la hostelería y el empleo que generan”.

Sguiglia también pide al Gobierno de España “que agilice la concesión de ayudas directas que ha anunciado que va a conceder a partir de marzo”, a la vez que reflexiona sobre “cómo el equipo de gobierno municipal ha convertido el centro en un parque temático con sus políticas de expansión de las viviendas turísticas, expulsando a la vecindad y provocando que ya no haya barrio, lo que agrava la situación de comercios y establecimientos de restauración en la actual crisis”.

El propietario de un restaurante del Centro, Carmine Guarino, afirma que “entendemos que haya que tomar medidas para proteger la salud de todos, pero no que todo el peso de las medidas caiga sobre un sector, por eso es necesario que el Ayuntamiento apruebe ayudas directas y que revitalice el casco antiguo, que se ha convertido en un barrio vacío en el que cierran nuevos negocios cada día”.