La Universidad de Málaga (UMA) ha levantado las restricciones que puso en marcha el pasado 2 de febrero ante la máxima alerta sanitaria por COVID-19, por lo que regresa la actividad a las bibliotecas, instalaciones deportivas y salas culturales universitarias.

Esta decisión, que está motivada por el descenso significativo de los contagios y en consonancia con el Decreto de la Junta de Andalucía, ha sido comunicada por el rector de la UMA, José Ángel Narváez, en una resolución en la que se organizan de nuevo los servicios que presta la Universidad para adaptarse a la nueva situación.

De este modo, y desde este miércoles 17 de febrero, las bibliotecas vuelven a estar abiertas al público en horario ininterrumpido, de 9.00 a 18.00 horas, con cita previa y en los términos que se determine por el Vicerrectorado de Investigación y Transferencia.

En cuanto a las instalaciones deportivas, el Complejo Polideportivo está disponible para la realización de actividad física que no sea al aire libre, así como la práctica de la actividad deportiva oficial de carácter no profesional o profesional. La resolución recoge además la vuelta a la celebración de competiciones y eventos deportivos no federados de cualquier categoría y los federados, atendiendo a los protocolos sanitarios.

En el marco cultural, se permite la celebración de carácter presencial de espectáculos públicos en la Universidad, así como las actividades culturales y la apertura al público de salas de exposiciones.

Clases online y teletrabajo al 50%

La resolución emitida por la UMA recoge además las condiciones de teletrabajo para el personal universitario, que podrá seguir con esta modalidad siempre que no supere el 50 por ciento de la jornada total, en el período comprendido entre el 17 de febrero y el 5 de abril. A partir de esa fecha y hasta finales de julio, se pondrán en marcha planes de trabajo a distancia.

Por último, la Universidad ha recordado que las clases teóricas continuarán impartiéndose de forma telemática hasta el 26 de marzo, justo antes de las vacaciones de Semana Santa. La vigencia de estas nuevas medidas organizativas se extenderá mientras se mantenga la actual situación epidemiológica.