José Luis Martín es el presidente de Ruedas Redondas, la asociación sin ánimo de lucro fundada en 2001 por usuarios que utilizan dicho medio de transporte sostenible en sus rutinas diarias en el ámbito de Málaga y su provincia. Esta agrupación convocó el pasado domingo una manifestación en la capital malagueña para pedir soluciones a la movilidad en bicicleta en la ciudad. La concentración reunió hasta 8.000 ciclistas, circuló con el lema «Enamórate de un carril bici» y se leyó un manifiesto «en favor del aumento de la seguridad de los usuarios de la bicicleta».

¿Cuál fue el motivo de la manifestación que organizó la asociación Ruedas Redondas el pasado domingo?

El día 20 de enero entró en vigor la nueva Ordenanza de Movilidad, por la cual se nos prohíbe circular por los sitios donde habitualmente se ha circulado, obligándonos a transitar por la calzada entre el tráfico rodado en algunas zonas que denominamos los «timocarriles 30» porque nadie va a 30 por ahí. Además, en la gran mayoría de estas áreas no está señalizado y creen que una simple pintura o cartel va a servirnos para estar más seguros. Flaco favor hace el Ayuntamiento de Málaga si después de firmar declaraciones de emergencia climática y de apoyar los objetivos de desarrollo sostenible se cargan los medios saludables y sostenibles, pues esta nueva ordenanza va en favor del vehículo motor, es decir: más coches, más atasco y más contaminación acústica y atmosférica. Nosotros vemos que todos son problemas. De hecho, esta es la causa por la cual nos movilizamos y por la que obtuvimos tan masiva respuesta.

La concentración reunió a 8.000 ciclistas, ¿esperaba a tantos asistentes?

En absoluto nos esperábamos tanta gente, te lo comento sinceramente. No se me olvidará nunca cuando se bajó del furgón el oficial del operativo a la altura de El Morlaco y se dirigió hacia mí y me dijo «esto se nos ha ido de las manos, somos 5.000 ó 6.000 personas». Después, nosotros calculamos que podríamos haber llegado a las 8.000 personas. Estas personas demandaban espacios ciclables, seguros y segregados del tráfico a motor. No quieren ir entre los coches. Lo curioso de esta «bicifestación» fue la gente tan singular que acudió, desde gente de El Limonar hasta gente de La Luz o Puerta Blanca.

¿En qué cree Ruedas Redondas que se equivoca el Ayuntamiento de Málaga?

En poner la carreta antes que los bueyes. Es decir, en sacar una ordenanza obligando a utilizar unos espacios que no existen. Tenemos una red de carriles bici que no está conexa, que no es ágil, que está en mal estado y que, por lo tanto, no es segura y te obliga a echarte a la calzada continuamente. Quieren quitarse ya el muerto de encima cuando en otras ciudades se están dando de plazo hasta mayo, que es lo que marca la ley. En vez de crear conciencia y allá donde no se pueda controlar el tráfico pues que sigan a 50, pero con carriles segregados y ya está. Esto es lo que estamos pidiendo en las grandes avenidas porque hay más de un carril por sentido de la marcha, que se acceda a hacerlo segregado para las bicicletas. Lo que pedimos ya existe en muchas ciudades de Europa. Por ejemplo, Anne Higaldo, alcaldesa de París, ha decidido hacer 180 kilómetros de carril bici y de cada diez ciclistas que están circulando actualmente por la ciudad, seis se han incorporado a raíz de estos carriles y la contaminación ha bajado un 20%. Málaga no es menos que París o cualquier otra ciudad de Europa

Ha hablado del Ayuntamiento, pero ¿qué alternativa ha planteado Ruedas Redondas?

Durante la pandemia tuvimos una iniciativa tanto en Málaga como en otras ciudades de España junto a asociaciones hermanas para aprovechar la ocasión y hacer carriles bici segregados en la calzada. Era el momento perfecto porque no había coches y poco a poco podíamos ir asimilándolo porque además se observó en el primer estado de alarma cómo la gente se animaba a coger la bicicleta. Hubiese sido una labor pedagógica que seguro que hubiese dado buenos resultados, pero perdimos la oportunidad.

El Ayuntamiento De Málaga dice que estudiará implantar carriles bici bidireccionales y segregados, es decir, sin vehículos motorizados, donde técnicamente sea viable, ¿qué opina de todo esto?

Estamos tratando de averiguar en qué se van a basar para poner la traba técnica porque nosotros somos de la opinión que no hay trabas técnicas, puede haber un problema técnico, pero lo que sí ahí hay son soluciones técnicas pero hay respuestas técnicas y sin duda soluciones técnicas.

Además de lo anterior, dice que se estudia ya dónde hacer carriles segregados, que este año se harán tres por 1,7 millones de euros y que se han pedido 40 millones de dinero europeo para hacer 17 itinerarios, ¿se lo cree?

El problema es que el listón de la credibilidad lo marcan ellos. Por ejemplo, hace escasamente un mes decían que se iba a hacer el carril bici de la avenida Cervantes hasta La Malagueta y no tardaron nada más que 15 días en decir que no lo podían hacer porque no iba a tener continuidad con el del Puente de Tetuán y no iba a pasar por el de la Alameda Principal, el cual iban a retomar también y después no ha sido así, como el de Héroe de Sostoa. Precisamente por esta cuestión pedimos un plan director que regule todas esas situaciones, donde se especifique realmente lo que se va a hacer, no solamente con unas pretensiones y unas fechas porque entiendo que ahora no tienen el dinero, ya que no se han aprobado los presupuestos. Queremos que gane quien gane las próximas elecciones se cumpla lo que contenga este plan director y que se prepare una partida económica para cubrir los gastos. En esta línea van nuestras propuestas, ya no nos interesa tanto que digan vamos a hacer esto y vamos a hacer lo otro, no, queremos una planificación y esa es nuestra posición.

¿Habrá más manifestaciones por parte de Ruedas Redondas como la del pasado domingo si no se soluciona el conflicto?

Sí, sin duda. Si no se soluciona el conflicto pues volveremos, volveremos a demostrar nuestro enfado con otra manifestación. Claro que sí. No puede ser de otra manera. Además, seguramente cada vez se vayan sumando más personas a nuestra causa.