Siempre se había dicho por parte del Gobierno andaluz que los restos arqueológicos hallados durante los trabajos de los últimos tramos del suburbano, es decir, los que van desde María Zambrano al río Guadalmedina, afectando, de hecho, a los Callejones del Perchel y la Avenida de Andalucía, iban a ser conservados bien en el Museo de Málaga bien, y esta es la opción para muchos de los tesoros localizados, en un museo junto a las vías, de forma que cada viaje en el metro sea "un viaje en el tiempo", ha dicho hoy la consejera de Cultura, Patricia Pozo, que junto al alcalde, Francisco de la Torre, y los consejeros de Presidencia y Fomento, Elías Bendodo y Marifrán Carazo, ha visitado hoy las excavaciones junto a El Corte Inglés. ¿Ese museo subterráneo que retrataría un paseo por el tiempo entre los siglos XI y XIX tiene fecha? Pozo ha dicho que, si el ritmo de las obras lo permite, se ejecutaría antes de que el metro llegara al casco antiguo, hito constructivo que se prevé para junio de 2022.

Es decir, es un ejercicio de previsión que ahora mismo es incierto, pero es el que es. Ya han terminado, eso sí, las intervenciones arqueológicas. Estas actuaciones han requerido, de hecho, cinco resoluciones de la Delegación de Cultura y Patrimonio Histórico, lo que a su vez ha supuesto una inversión superior a los 4,5 millones de euros en labores de "investigación, inventariado, extracción, protección, traslado, modificación de sistemas constructivos (han sido necesarios dos) y almacenaje de los vestigios" hallados en la Avenida de Andalucía y Armengual de la Mota. Los restos proceden tanto del arrabal oeste de la Málaga musulmana, de los siglos XI al XIV, como a las épocas moderna y contemporánea (hasta el XIX).

La última intervención ha consistido en reforzar, proteger y sostener dos segmentos de la muralla de cierre del arrabal de Attabanim, hallados ambos lienzos en julio de 2019, cuando se concluía la excavación del primer túnel de este tramo, justo antes de interceptar con el inicio del túnel del tramo Guadalmedina-Atarazanas, al otro lado del río.

Visita de los tres consejeros de la Junta y el alcalde a los trabajos arqueológicos del metro. Álex Zea

Pozo ha destacado en su intervención que se ha actuado sobre 4.000 metros cuadrados de superficie, la mayor "extensión arqueológica en la que se ha trabajado en los últimos meses en España", por lo que coger el metro repasará la "Málaga de ocho siglos, todo un viaje en el tiempo". Ha criticado que el anterior Gobierno del PSOE sólo conservó el fuerte de San Lorenzo y la muralla nazarí, y porque ambos eran Bienes de Interés Cultural (BIC), frente a la acción de la Junta del PP y Cs que ha conservado hasta cinco elementos patrimoniales de importancia, sin importar que fueran declarados como BIC o no. "Estos restos van a ser musealizados in situ". El alcalde, por su parte, ha dicho que el Museo de Málaga tiene restos arqueológicos muy importantes de los últimos veinte años.

Preguntada por los periodistas, Pozo ha indicado que el museo se hará antes de que llegue el metro al Centro, pero ha insistido ella misma en que esa previsión está sujeta a numerosos avatares, prácticamente imposibles de controlar. "Si los trabajos lo permiten, queremos empezar la musealización antes de que acaben las obras del metro".

La consejera de Fomento, por su parte, ha dicho que van a ayudar a la "musealización", que han trabajado coordinadamente con Cultura, y ha recordado que para el apartado arqueológico había un millón de euros y finalmente la inversión ha ascendido a 4,5 millones. Por cierto, también ha criticado el retraso del PSOE en la ejecución de esta obra, que comenzó en 2006, y el hecho de que no se conservaran otros restos que no eran BIC. También ha dicho que se acerca el momento del cale o de la conexión entre los dos últimos túneles del metro, y se sigue trabajando en la arquitectura de las estaciones. El cale será, posiblemente, a mediados de marzo.

Bendodo, por su parte, ha dicho que el Gobierno andaluz "está actuando de manera ágil y cumpliendo escrupulosamente la normativa".

Con esa intervención, culminan los trabajos arqueológicos ocasionados por los hallazgos muy relevantes de los dos últimos años, sean BIC o no, para ser extraídos, conservados y posteriormente expuestos en ese museo que discurrirá paralelo a las vías del metro.

Preguntados por los periodistas ya al final de la rueda de prensa sobre si la Junta y el Ayuntamiento van a llegar a un acuerdo sobre los costes de explotación, Carazo ha dicho que se convocará primero la mesa técnica y de trabajo y allí se discutirá, aunque ha insistido en que hay "voluntad de diálogo y de acuerdo", una suma importante, "hay muchas fórmulas para compensar esa cuantía", sin que los malagueños tengan que pagar los retrasos provocados por "el Gobierno socialista" en la construcción del metro, "más de una década de ineficacia". El alcalde, por cierto, ha dicho que hay voluntad de diálogo y de consenso y es algo "tranquilizador" este hecho.