Los grupos municipales de PSOE y de la confluencia de Izquierda Unida y Podemos han pedido este lunes al equipo de gobierno local que desista de su intención de saturar con más promociones inmobiliarias una de las zonas más densamente pobladas entre los distritos de Carretera de Cádiz y de Cruz de Humilladero, concretamente en las inmediaciones del denominado Parque Repsol, hasta que haya soluciones reales para absorber el tráfico que generará la construcción de más de 5.100 viviendas y cuatro rascacielos, como pretenden desde el Consistorio, ha informado hoy la oposición en un comunicado remitido a esta redacción.

Según el portavoz socialista, Daniel Pérez, “el Ayuntamiento llevará a cabo un fuerte desarrollo urbanístico con una alta densidad residencial, de usos comerciales, hoteleros y de oficinas, en las inmediaciones del Bulevar Adolfo Suárez en su cruce con calle Sillita de la Reina, justo donde colectivos sociales y asociaciones de vecinos aconsejan que el espacio se urbanice para el uso público, con áreas de esparcimiento en una de las zonas más pobladas de la ciudad. Y esto sin tener en cuenta que se va a disparar el tránsito de vehículos a motor, sin contemplar un plan de movilidad para no saturar aún más de contaminación el distrito de Carretera de Cádiz y la avenida de Juan XXIII”.

Pérez ha pedido al alcalde, Francisco de la Torre, “que escuche y tome nota de las aportaciones de la ciudadanía malagueña a través de las federaciones, las asociaciones, las plataformas y las organizaciones que la representan para consensuar las prioridades del desarrollo urbanístico antes de colapsar el tráfico en el entorno del Parque Repsol. Son más de 5.100 viviendas las que quieren ejecutar Paco de la Torre en la manzana que engloba el polígono industrial de San Rafael, El Duende y La Princesa, además de cuatro torres de 35 plantas y un centro comercial de 40.000 metros cuadrados en los terrenos de la antigua Repsol”. Según Pérez, “es un disparate sobrecargar la zona con tanta densidad de ladrillo sin antes planificar cómo incidirán en la movilidad estas construcciones. Estamos a tiempo de frenar esta especulación del PP sin dar soluciones reales al embotellamiento de tráfico y falta de aparcamientos”.

Para mejorar la movilidad, “hace unos años la Gerencia Municipal de Urbanismo propuso la proyección, sobre el soterramiento de las vías del tren, de una vía arterial con tres carriles por sentido, que conectaría con la Ronda de Málaga (MA-20) y se convertiría en un relevante vial de entrada y salida para la ciudad”. Con esto, y con los datos obtenidos del estudio de movilidad de la memoria de ordenación de los Terrenos de Repsol, “se habilitarían intersecciones que conectarían este acceso con otras vías arteriales, como la avenida de Juan XXIII o la avenida de Europa, a través de la calle Sillita de la Reina”, descargando el tráfico en el eje norte-sur. Sin embargo, “la Dirección de Carreteras informó negativamente porque no se puede garantizar la seguridad al edificar sobre unas vías de tren soterradas”. Y a pesar de contar con un informe negativo emitido por la autoridad competente, “el Ayuntamiento de Málaga no solo no ha corregido el PGOU para adaptarlo a la normativa vigente de carreteras, sino que ha continuado impulsando el desarrollo urbano del sector, aun conociendo que no podría contar con las infraestructuras viarias suficientes para asegurar una correcta y eficaz movilidad”, ha criticado Daniel Pérez.

La concejala portavoz adjunta de la confluencia de Izquierda Unida y Podemos, Paqui Macías, explica que el objetivo de la moción registrada es “trasladar al Pleno la preocupación de muchos de los colectivos vecinales del entorno del bulevar Adolfo Suárez por los planes urbanísticos del equipo de gobierno para promover un elevado número de viviendas en la zona, construir en los antiguos terrenos de Repsol hasta cuatro rascacielos y un gran centro comercial, lo que provocaría un considerable aumento del tráfico en el sector. Además, el alcalde quiere unir el bulevar Adolfo Suárez con la MA-20, a sabiendas de que esa conexión no es posible y que no cuenta con el informe favorable del Gobierno de España porque contraviene la legislación”.

Macías critica que “una vez más De la Torre impulse una planificación urbanística y de movilidad contraria a la sostenibilidad, le llaman una nueva centralidad, pero en realidad se convertiría en un nuevo caos, principalmente por los atascos y la contaminación que generaría. Este plan responde a los intereses de unos pocos que tienen expectativas de negocio y va en contra del interés general, es el viejo modelo de desarrollo en el que sigue anclado el alcalde, un urbanismo a golpe de talonario e intereses especulativos”.

La portavoz adjunta de la coalición de izquierdas demanda al alcalde que “recapacite y apruebe la revisión del PGOU contando con la participación, ya que el diseño de la ciudad no puede hacerse entre unos pocos, tiene que ser planificado pensando en la mayoría y contar con zonas verdes, equipamientos públicos y, siempre, en consonancia con los objetivos para el desarrollo sostenible”.

El portavoz de la plataforma Bosque Urbano Málaga (BUM), Pedro Sánchez, ha agradecido que PSOE y la confluencia de IU e Podemos lleven al Pleno a través de la moción registrada la voz de numerosos colectivos vecinales que no están siendo atendidos por el equipo de gobierno y apunta que “todo el desproporcionado desarrollo urbanístico que se ha planificado para esta zona se justifica en la conexión entre el bulevar Adolfo Suárez y la MA-20, a pesar de que llevábamos años diciendo que no se podía realizar, lo que no nos imaginábamos es que el equipo de gobierno conocía desde hace más de diez años un informe que tenía guardado en el cajón y que deja claro que, no solo es que la conexión no pueda realizarse, es que, además, incumple la normativa de Carreteras. Es muy grave puesto que ya se están construyendo viviendas en La Princesa y se están preparando licencias para el resto cuando no se van a poder ejecutar las infraestructuras de comunicación necesarias. Es una enorme irresponsabilidad, por ello pedimos la revisión del PGOU con garantías de participación y que se atiendan las necesidades reales de la zona”.