Jupol Málaga, con la colaboración de cinco empresarios de la Costa del Sol, donará próximamente a la Policía Nacional dos escudos balísticos para que puedan ser usados por los agentes que forman la primera línea en los incidentes con arma de fuego. Según ha explicado a La Opinión de Málaga el sindicato mayoritario de este cuerpo policial, la iniciativa comenzó a tomar forma a principios del año pasado tras una serie de tiroteos, algunos de ellos con munición de guerra, protagonizados en la zona norte de la capital por clanes enfrentados y en los que los primeros agentes en llegar se veían sin todos los medios necesarios para su protección. En uno de los incidentes, un vecino de La Palmilla murió tras ser alcanzado por una bala perdida de un fusil de asalto tipo AK-47.

Tras intentar que la dotación de estos escudos se hiciera por la vía oficial con un escrito que formalizaron el 27 de enero del año pasado, Jupol pensó en la opción de una donación cuando se supo que varios empresarios habían hecho posible la instalación de la escultura del Santo Ángel de la Guarda que desde el pasado mes de septiembre luce en los jardines que hay frente a la Comisaría Provincial. El secretario provincial de Jupol, Miguel Millán, asegura que movieron la idea y rápidamente mostraron su interés hasta cinco empresarios de diferentes sectores: Alfonso Bartel, de tiendas Musclecult y Soul Mate; Francisco Hierro, también de Musclecult; Miguel Casasola, de Pinturas Sixto; Alberto Vargas, de Inmobiliaria Fuenplaza (Fuengirola); y Plamen Pavlov, de Pavlova’s (Fuengirola).

Entre todos han reunido los cerca de 5.400 euros necesarios para la adquisición de dos escudos de la marca Katana, uno de 1.000x600 milímetros y otro algo más pequeño (800x500 milímetros) que serán entregados por el fabricante próximamente. «La idea es entregarlos a la Brigada de Seguridad Ciudadana para que los dos coches de mando de los radiopatrullas, que funcionan las 24 horas del día, tengan esa protección extra para los agentes», explica Millán.