El Ayuntamiento de Málaga va a dar en los próximos días un paso adelante frente a la proliferación de casas de apuestas, salones recreativos o de juegos que están experimentando todas las ciudades a lo largo de los últimos años, de forma que muchas personas sufren graves problemas de adicción, gran parte de ellas jóvenes. Así, según ha explicado hoy el edil de Urbanismo, Raúl López, el Consistorio va a aprobar, en la reunión de la Junta de Gobierno Local del próximo viernes, la suspensión durante un año en la concesión de toda clase de licencias urbanísticas para la instalación de este tipo de negocios en la ciudad. Asimismo, se modificará el PGOU para impedir que se ubiquen a menos de 500 metros de colegios, ya sean públicos o privados, parques, zonas deportivas o lugares de interés público y social.

Este es el inicio del trámite. La suspensión de un año en la concesión de licencias urbanísticas de todo tipo, con carácter potestativo y cautelar, para casas de apuestas, salones recreativos y de juegos se incluye en el documento que también lleva aparejado, ha explicado López a este periódico, que el Ayuntamiento comienza la tramitación de una modificación del Plan General de Ordenación Urbana para limitar la instalación de salas recreativas y similares en las proximidades de zonas verdes, edificios públicos o privados destinados total o parcialmente a uso educativo, zonas o equipamientos deportivos o servicios de interés público y social. Esto será efectivo una vez que se publique el Boletín Oficial de la Provincia (BOP). Por un lado, por tanto, va la tramitación de la modificación del PGOU, un instrumento similar al que se usará para limitar las viviendas turísticas en los inmuebles del Centro Histórico, aún en negociación con el sector, y por otro esta suspensión o moratoria de un año en la concesión de licencias urbanísticas a estos negocios. La primera estará vigente cuando se publique en el BOP, insistimos, y la segunda podría comenzar a operar una vez se apruebe en Junta de Gobierno Local y se comunique al Departamento de Licencias.

Todo ello tiene su base en una moción que se aprobó por unanimidad. Así, por ejemplo, el pasado octubre IU y Podemos propusieron una modificación del PGOU municipal para evitar la apertura de casas de apuestas a menos de 500 metros de cualquier centro educativo, deportivo o sociocultural, una medida que, según defendió en su día Nicolás Sguiglia han aplicado ya Cádiz o Córdoba, entre otros consistorios. En esta iniciativa, también se proponía la moratoria de un año en la concesión de licencias a establecimientos de esta naturaleza.

Un año antes, el PSOE propuso al equipo de gobierno limitar el grado de alcance de la ludopatía entre los jóvenes alejando las casas de apuestas de los centros educativos al menos en un radio de 500 metros, vía ordenanza. También se pedía limitar la publicidad de estas empresas en los medios de comunicación e iniciar en colegios e institutos campañas de concienciación sobre el problema.