El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Málaga ha decretado el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza para el joven detenido por presuntamente agredir a su expareja, de 16 años, el pasado sábado 27 de febrero en la zona de El Palo de Málaga capital.

Según han informado desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), se le investiga por los delitos de malos tratos, lesiones y amenazas graves sobre su pareja. El detenido ha sido puesto a disposición judicial y ha prestado declaración ante la jueza de guardia, así como la propia víctima y dos testigos de los hechos.

El auto justifica la medida de prisión del investigado en el presente caso en la existencia de un riesgo extremo para la víctima habida cuenta de los antecedentes por malos tratos del investigado; al que le consta una condena del pasado mes de junio; y de la brutal agresión de la que ha sido objeto.

Asimismo, el juzgado ha acordado imponerle una orden de alejamiento respecto de la víctima en el caso de ser puesto en libertad posteriormente, han precisado desde el TSJA.

El detenido, de 26 años y nacionalidad española, estaba en busca y captura por su supuesta relación con la paliza, motivada porque ella querría cortar la relación y su pareja no lo aceptaba.

La víctima se personó tras la agresión en la Jefatura de Policía Local de Distrito Este para informar de lo sucedido y, tras ser auxiliada, una dotación de la Policía Local se personó en la Comisaría Provincial y compareció por tales hechos, iniciando la Policía Nacional una investigación.

La localización y detención del presunto agresor, que había permanecido en paradero desconocido, se produjo a primera hora de este pasado martes tras dos días de búsqueda.

Según las primeras pesquisas, la joven de 16 años fue llevada por su pareja a una área poco transitada, en la zona este de la capital. Allí, en el transcurso de una discusión, el joven le habría arrebatado el teléfono y le habría agredido, propinándole puñetazos y patadas en abdomen, cabeza y espalda, así como un mordisco en la nariz.

Antecedentes

Entre la perjudicada y su agresor no constaban denuncias previas por maltrato pero el joven tiene dos detenciones anteriores por violencia de género. De hecho, el arrestado cuenta con una orden de alejamiento en vigor respecto a una expareja --menor de edad--.

Así, le consta una condena de junio del pasado año por un delito de malos tratos, por el que se le impuso la pena de 27 días de trabajos en beneficio de la comunidad y privación del derecho a la tenencia y porte de armas durante un año y cuatro meses.

Asimismo, se le impuso la prohibición de acercarse a la víctima en cualquier lugar donde se encuentre o a su domicilio en un radio noinferior a 500 metros o comunicar con ella por cualquier medio durante dos años; así como indemnizarla.

En dicha resolución, a la que ha tenido acceso Europa Press, se declaró probado que el acusado había mantenido una relación de pareja con la perjudicada, que terminó en marzo de 2020, pero días antes de finalizar y, estando el procesado en su domicilio junto a la víctima, iniciaron una discusión.

En el transcurso de esa discusión, el acusado, "con ánimo de menoscabar su integridad física, la agredió propinándole un bofetón y tirándole un mechero a la boca", causándole lesiones que precisaron una única asistencia facultativa.

La sentencia se dictó de conformidad entre las partes tras expresar la defensa del acusado su adhesión a la calificación y dictamen del fiscal y después de que el hombre reconociera como ciertos los hechos de los que era acusado.