Uno de los grandes epicentros del socialismo en la capital malagueña, la agrupación de Carretera de Cádiz, también se ha posicionado abiertamente contra la continuidad como líder regional del PSOE de la expresidenta de la Junta Susana Díaz, al igual que vienen haciendo en las últimas fechas otros alcaldes y cargos públicos de la provincia cercanos al sector crítico. El secretario general del PSOE en el populoso distrito «que aporta más votos socialistas en toda la provincia», Javier Salas, insistió en la necesidad de «renovar profundamente el partido tanto en Andalucía como en la provincia de Málaga».

«El cambio se palpa en la gente», añadió Javier Salas para referirse a lo que le comentan actualmente «siempre en la misma dirección» numerosos militantes y votantes que coinciden en «la necesidad de poner fin» a la etapa de Susana Díaz como secretaria general del PSOE andaluz.

Javier Salas fue, incluso, más allá y manifestó que «el cambio en el PSOE andaluz debe producirse desde arriba hacia abajo y también debe llegar al PSOE malagueño». «Ahora mismo faltan ideas y proyectos, una renovación es necesaria una vez que se perdió la Junta de Andalucía y que en esta provincia no se gobierna en la capital ni en la Diputación Provincial; el objetivo de este partido es gobernar para mejorar la sociedad y aquí no se está consiguiendo, hace falta un proyecto nuevo», subrayó el dirigente socialista de Carretera de Cádiz.

Es más, Salas llegó a señalar que muchos de los votantes y militantes socialistas con los que habla se quejan de que, desde el PSOE regional, «no se está haciendo una oposición contundente» al Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos.

A su juicio, esa falta de consistencia en el grupo parlamentario liderado por Susana Díaz «está permitiendo que se consolide» la fórmula empleada por ambas formaciones de centro-derecha, con el apoyo de Vox, para mantenerse en el poder en esta comunidad autónoma.

Además, el responsable de la Agrupación de Carretera de Cádiz criticó que «ni el PSOE andaluz ni el malagueño están destacando lo suficiente» los logros del Gobierno de España, que preside el socialista Pedro Sánchez.

Asimismo, Salas discrepó con el mensaje del secretario general del PSOE de Málaga, José Luis Ruiz Espejo, encaminado a señalar que todavía no es el momento de pronunciarse sobre las cuestiones internas que dividen al PSOE de Andalucía: «El debate orgánico y el ambiente previo a los congresos existe desde que la propia Susana Díaz anunció su intención de presentarse a unas primarias con un proyecto continuista, desde ese momento ya no pueden pedirnos que no hablemos ni deben censurar nuestras opiniones».

En esta línea, el exdelegado provincial de Agricultura de la Junta también defendió que el panorama interno del socialismo ha cambiado la división entre ‘sanchistas’ y ‘susanistas’ por «la posibilidad de elegir entre un proyecto continuista u otro renovador porque, entre quienes piden el cambio en Andalucía, hay militantes de todo tipo».

«La separación entre el ‘susanismo’ y el ‘sanchismo’ ya no tiene sentido porque todos debemos apoyar a Pedro Sánchez, esos apellidos dejaron de existir en cuanto Susana Díaz se convirtió en la principal ‘pedrista’ de Andalucía», recalcó este docente malagueño licenciado en Biología y en Derecho.

Otra de las realidades en las que se apoyó Javier Salas para exigir una «profunda renovación» fue en la necesidad de que la dirección regional y la provincial «se acerquen más» al PSOE a nivel nacional: «En Andalucía y en Málaga estamos muy alejados del partido a nivel federal», aseveró el dirigente socialista para reiterar que «es necesario un proyecto alternativo» que trabaje en sintonía con las directrices y las estrategias que se marcan desde la sede central de la madrileña calle Ferraz.

Una vez que la propia dirección nacional ha ‘bendecido’ la necesidad de armar una candidatura que se enfrente a la de Susana Díaz tras el cónclave federal de octubre -presumiblemente, el congreso regional será en diciembre de este año- aún no existen certezas de peso sobre la persona que liderará el proyecto alternativo para optar a la presidencia de la Junta de Andalucía, como candidato socialista, a finales de 2022.

Aunque han sonado los nombres del diputado nacional jiennense Felipe Sicilia, de la parlamentaria andaluza por esa misma provincia Ángeles Férriz, del alcalde sevillano Juan Espadas o cada vez con menos fuerza de la ministra María Jesús Montero, el responsable del PSOE en el populoso distrito de la capital malagueña no se decanta todavía por un líder concreto.

«A mí no me corresponde elegir al candidato, el idóneo será cualquiera que asuma esos mismos postulados encaminados a la renovación profunda del PSOE andaluz que desean tantos militantes y votantes del partido», aseguró Javier Salas en el marco de las reflexiones con las que una agrupación socialista de esta provincia se decanta, por primera vez, por hablar abiertamente de la necesidad de desbancar a Susana Díaz de su despacho orgánico de la sevillana calle San Vicente.