Pasó desapercibido, pero es un tema polémico que sigue preocupando a muchos ciudadanos. El PSOE trató de colar entre sus propuestas a cambio de su abstención en las cuentas municipales de 2021 la celebración de dos consultas populares, una sobre el rascacielos que acogerá un hotel de lujo en el dique de levante del puerto de Málaga, y otra sobre el futuro uso que tendrá la céntrica y estratégica parcela que acogía el edificio de los cines Astoria y Victoria. En el pleno de enero, el equipo de gobierno ya rechazó la propuesta conjunta de la oposición sobre el rascacielos catarí y, durante la negociación de los presupuestos, el no ha sido tanto para el referéndum sobre el hotel como para el del futuro uso del Astoria.

Ya saben que los numerosos colectivos que se oponen a la Torre del Puerto exigen la celebración de una consulta ciudadana al respecto, dada la modificación de la postal de Málaga que provocará el rascacielos, entre otras muchas reflexiones contrarias a su ejecución. No en vano, han recogido cientos de firmas de intelectuales y personalidades de todo el país para oponerse a que se lleve a cabo el rascacielos y buena parte de la ciudadanía está sin duda con ellos. La idea de los socialistas y de Podemos e IU es medir realmente cuál es la postura de los vecinos al respecto. Ahora, el expediente debe ir a pleno para recibir el sí definitivo y luego enviado al Consejo de Ministros para su autorización. Pero el PSOE, aprovechando las negociaciones con el PP sobre las cuentas de la reconstrucción de 2021, pidió una partida de 50.000 euros con el fin de llevar a cabo una consulta sobre el rascacielos, lo que ha vuelto a rechazar el equipo de gobierno, que no quiere mover ficha al respecto. Es el segundo no en apenas un mes y medio. La justificación es la misma: hacer una consulta supondría incurrir en inseguridad jurídica no sólo para los cataríes, sino para todos los inversores que quieran hacer algo en Málaga.

Las fuentes del equipo de gobierno consultadas insisten en este asunto: «En relación al debate sobre si hacer o no una consulta popular sobre la Torre del Puerto, la respuesta es que no». También es no sobre el Astoria, aunque aquí introducen el matiz las mismas fuentes de que quieren conocer el informe sobre los resultados de los últimos sondeos geoarqueológicos, destinados a ver si había cualquier clase de restos entre los seis y los diez metros de profundidad, una vez que ya fueron hallados cientos de restos de caballeros castellanos de la época de la conquista, también nazaríes, y restos de ambas épocas e incluso enterramientos romanos. «No nos vamos a atar las manos en el Astoria».

El PSOE asegura: «El pedir en el marco de las negociaciones presupuestarias unas partidas para una consulta ciudadana era una necesidad. A nuestro juicio hay dos temas básicos sobre los terrenos del Astoria y la torre en el Dique de Levante. Son cuestiones que van a marcar el devenir de nuestra ciudad, que afectarán directamente al skyline malagueño y su fisonomía, por lo que es necesario que sea la ciudadanía la que decida qué es lo mejor para la capital, sin cometer los mismos errores del pasado». Los socialistas dicen que van a seguir intentándolo.