El Hospital Virgen de la Victoria ha dedicado su recientemente otorgada Bandera de Andalucía a todos los pacientes afectados por el SarsCov2 (COVID-19) y a sus familias, en especial a todos aquellos enfermos que no han podido superar la enfermedad desde que hace ahora un año se proclamara la pandemia por este virus. En este sentido, y acompañados por el director gerente de este centro sanitario, José Antonio Ortega Domínguez, y otros miembros de la dirección, los integrantes del programa H-UNIDOS han brindado a los pacientes con una foto de familia este premio, otorgado hace unos días por la Junta de Andalucía, con motivo de la celebración del Día de Andalucía; y que reconoce el trabajo de conexión entre más de 600 pacientes ingresados en este hospital y sus familias, desde que este programa de videollamadas se pusiera en marcha desde el inicio de la pandemia, para paliar la soledad y el aislamiento que sufrían los pacientes afectados por la enfermedad.

También, el precursor de este proyecto y profesional de enfermería del Hospital Virgen de la Victoria, José Manuel Velasco, ha hecho entrega oficial de esta Bandera de Andalucía al director gerente del centro, como reconocimiento a la labor social y sanitaria llevado a cabo por este grupo de voluntarios profesionales del hospital, que continua en activo hasta la fecha para atender la demanda emocional que tienen este tipo de pacientes.

Por su parte, José Antonio Ortega Domínguez ha tenido palabras de reconocimiento a "este grupo multidisciplinar de profesionales que dedicaron horas fuera de su jornada laboral a acompañar y a paliar la soledad y el aislamiento que sufren nuestros enfermos Covid, haciendo su estancia un poco más humana y cálida". El director gerente del Hospital Virgen de la Victoria se une a esta dedicatoria de la Bandera de Andalucía "a todos los pacientes que han fallecido y al dolor de sus familias por la pérdida de uno o incluso varios seres queridos".

Por otro lado, el enfermero y promotor del proyecto H-UNIDOS ha manifestado su satisfacción y agradecimiento por este premio que "brindamos con cariño y emoción a todos los que nos han dejado a causa de la enfermedad, y a aquellos que luchan ahora por superarla, con la esperanza de que esta situación se solucione con el esfuerzo de todos". Velasco ha explicado la "necesidad de que este tipo de iniciativas se mantengan en activo para dar respuesta a las necesidades de humanización que nos exigen nuestros pacientes, y que pueden surgir en cualquier momento, así como el compromiso que nos une como profesionales de la salud para cubrir estas carencias utilizando para ello la tecnología necesaria".

Un año conectando pacientes con sus familias

Más de 600 pacientes se han beneficiado del pionero programa que el pasado 2 de abril de 2020 pusiera en marcha el Hospital Virgen de la Victoria para establecer y mantener una conexión entre pacientes ingresados en las distintas áreas de aislamiento COVID y sus familiares, con el objetivo de paliar su soledad y la falta de acompañamiento.

Asimismo, el proyecto H-UNIDOS forma parte del Plan de Humanización en el que este centro se encuentra trabajando desde que comenzó la situación de alerta sanitaria por la epidemia de Coronavirus en la que aún estamos inmersos, para dar respuesta a las necesidades de comunicación que presentan los pacientes afectados por esta enfermedad atendidos e ingresados en los distintos circuitos con las medidas de seguridad y de aislamiento establecidas por las autoridades sanitarias.

En este sentido, alrededor de medio centenar de profesionales de distintas categorías del hospital se organizaron al margen de sus turnos de trabajo, y a lo largo de los primeros meses de la pandemia en jornadas de mañana y tarde. Además, y a partir del pasado mes de octubre se institucionaliza esta actividad con la incorporación de dos enfermeras destinadas exclusivamente a la cobertura de esta necesidad, continuando en activo hasta estos días, coincidiendo con la tercera ola de contagios e ingresos.

De este modo y hasta la fecha, H-UNIDOS, ha llevado a cabo más de más de 1.400 llamadas --de audio y video-- entre los pacientes ingresados en una veintena de localizaciones distintas, aunque fundamentalmente desde las áreas de cuidados críticos y las plantas de hospitalización; utilizando para ello tabletas activadas por la dirección y obtenidas a través de donaciones desde distintas empresas. Asimismo, en otras ocasiones se han trasladado mensajes en video, audios, cartas de alumnos de colegios, y dibujos con dedicatorias y mensajes de ánimo procedentes de varios ámbitos sociales.