La lucha sigue y la necesidad de reivindicar los derechos de las mujeres en este día continuará estando presente, pero de otra forma debido a las restricciones. Universitarias de diferentes grados como Medicina, Periodismo, Historia, Pedagogía, Psicología, Traducción y Economía analizan la situación de desigualdad de género que pueden llegar a experimentar las mujeres en su día a día y reclaman una mayor implicación para conseguir erradicar las diferencias entre ambos sexos.

Futuro laboral

El futuro laboral para muchas de las jóvenes entrevistadas está a la vuelta de la esquina y empiezan a replantearse si por ser mujer tendrán menos oportunidades o si incluso llegarán a conseguir el trabajo de sus sueños al estar catalogado como una «profesión para hombres».

Alicia Espejo, estudiante de 4º curso de Economía

«Cuando acabe la carrera y el máster siento que la situación que va a haber no va a ser la más apropiada para incorporarse al mercado laboral, y más concretamente de lo que he estudiado. Esto, además, se puede ver agravado por el hecho de ser mujer», confiesa Alicia Espejo, estudiante de 4º curso de Economía. A pesar de ello, hay otras que se mantienen optimistas y confían que lo lograrán al igual que el resto de mujeres que han conseguido trabajar de lo que han estudiado por su esfuerzo y constancia.

Por otro lado, también está presente el tema de la maternidad. A Ana Zafra, estudiante de 4º de Periodismo, no le preocupa salir al mercado laboral por el hecho de ser mujer sino que teme más que llegue el momento en el que tenga que ser madre y no se le apoye lo suficiente. «Desde las empresas y desde el Estado no se ayuda lo suficiente a la mujer para que pueda seguir progresando y promocionando hasta llegar a puestos de poder debido a la maternidad. Al final, cuando los hijos requieren más atención y más cuidados, es la mujer la que suele responder y dejar su carrera profesional», resalta.

María Jesús Campos, estudiante de 4º curso de Historia del Arte

Feminismo

En los últimos años hemos visto cada vez más reivindicaciones por los derechos de la mujer en actos públicos. Sin embargo, el término ‘feminismo’ suele tener un significado confuso para determinados sectores de la sociedad que lo asocian a escenas violentas en las que la mayoría de las mujeres no se ven representadas. Las universitarias, por su parte, lo tienen claro: el futuro es feminista y si no, no será. «Para mi el feminismo es un movimiento interseccional donde entre todo tipo de mujeres: tanto las chicas trans, como las chicas negras, asiáticas… Con esto me refiero a que no solo se piense en las mujeres socialmente normativas, sino en todas», aclara María Jesús Campos, estudiante de 4º curso de Historia del Arte. Desde la perspectiva de la educación y de la política, Naomi Guzmán, estudiante de 2º curso de Periodismo, añade que estas bases son esenciales para lograr la igualdad y fomentar el feminismo, aunque también, habría que incidir más en asignaturas pendientes como la educación sexual ya que ayudarían más.

Naomi Guzmán, estudiante de 2º curso de Periodismo

Manifestación 8M

Desde hace unos años, el 8M teñía las calles de color morado y de reivindicaciones contra el patriarcado. Este año, toca reorientar esa dinámica y enfocar otras actividades para evitar aglomeraciones, pero sin dar de lado a este movimiento. «Me gusta celebrarlo dedicándole un rato de mi tiempo a conocer más a grandes mujeres que lucharon por la igualdad como Rosa Parks o Marie Curie», dice Carmen Balbuena, estudiante de 1º de Psicología. Cristina Navas, alumna de 3º de Medicina, por su parte cree que no es momento de manifestaciones teniendo en cuenta que la salud pública es más importante en estos momentos tan difíciles.

Carmen Balbuena, estudiante de 1º de Psicología

Cristina Navas, alumna de 3º de Medicina

ALICIA MARTÍNEZ, estudiante de 3º de Traducción: «He vivido situaciones de incomodidad rodeada de grupos grandes de hombres que no conoces y te sientes bastante incómoda sin saber qué hacer».

ROSA MIRANDA DÍAZ, estudiante de 4º de Pedagogía: «En la ESO, un día fui con una camiseta de tirantes a clase, una profesora al entrar me vio y delante de toda la clase me dijo: ¿Qué fresca vienes, no? Me sentó mal».