El presupuesto municipal del Consistorio para este año se ha presentado hoy. Ahora debe iniciarse el trámite de comisiones y plenos para que reciba el sí de todos los grupos. Cabe recordar que estas cuentas, "muy expansivas", como se ha referido el alcalde, Francisco de la Torre, a las mismas esta mañana en rueda de prensa, van a ser aprobadas sin problemas, puesto que al apoyo de PP, Cs y el edil no adscrito Juan Cassá se suma la abstención del PSOE tras los acuerdos alcanzados, que suponen 40 millones de euros para vivienda, planes de empleo o inversiones en los barrios. El regidor y Carlos Conde, teniente de alcalde de Economía y Hacienda, han presentado las cuentas en el Salón de los Espejos esta mañana. Los grandes números son los siguientes: los presupuestos crecen hasta poco más de los 899 millones de euros, un crecimiento del 6,53% respecto al año pasado, ejercicio de la pandemia. Son 55 millones más.

Son los "presupuestos que Málaga necesita", ha dicho el alcalde, quien ha destacado que ayudan a la recuperación económica y social tras la crisis económica y sanitaria. Las inversiones se sitúan en más de 131 millones de euros, un crecimiento del 62% con respecto al año pasado. En 2017, de hecho, esta cantidad era de 61 millones. Si se incluyen cantidades previstas en planes de conservación de barriadas y parques industriales la suma total a invertir es de 145 millones.

En cuanto a acción social, este presupuesto se sitúa en 1211,7 millones de euros, un 20% más que el año pasado; Empleo, Comercio e Innovación sube a los 57 millones de euros y crece otro 20%; Medio Ambiente alcanza los 212 millones, un 3,2% más; Cultura, Turismo, Deporte y Educación recibe 60,7 millones de euros, un 2% más, y para Servicios Públicos se asignan 256 millones de euros.

La Junta de Gobierno Local le dará luz verde esta semana y luego irá a aprobación inicial del Pleno.

Por cierto, la caída de ingresos por impuestos, servicios y tasas municipales ha sido de 25 millones de euros, por lo que se ha pedido un crédito bancario de 76,2 millones de euros, no sólo para soportar la caída de ingresos, sino también para el plan de inversiones y ayudas sociales y a empresas.

El crédito se ha podido pedir después de que se haya suspendido en 2021 la regla fiscal y la estabilidad presupuestaria dado el excepcional impacto de la pandemia en nuestra economía. El endeudamiento, de cualuqier forma, se va a situar a final de año en torno al 60% (60,94%), después de varios ejercicios reduciendo el indicador. Está muy lejos del 110% del límite legal y del 75%, dice el alcalde, por lo que no es necesario que la Junta autorice el presupuesto. El endeudamiento crece un 7,7%.