El presidente del Puerto, Carlos Rubio, impulsa una importante cartera de proyectos para el recinto portuario: desde la dársena de megayates a la marina de San Andrés, pasando por la reforma y reapertura del restaurante Casa de Botes, la reubicación de la noria o el desarrollo del Muelle Heredia con un proyecto de oficinas. Sobre la dársena, quedan pendientes las licencias municipales y espera que esté en construcción en dos o tres semanas. En relación a la marina de San Andrés, explica que en el próximo Consejo de Administración se aprobará una nueva licitación, después de haber sido anulado el primer concurso. Sobre la Torre del Puerto, pide respeto a quienes defienden el proyecto y critica a los socialistas por apoyar, ahora, una consulta ciudadana, cuando en su origen, según expone, lo defendieron. También analiza el impacto del coronavirus en las diferentes actividades portuarias.

La ciudad le ha dado la aprobación inicial a la Torre del Puerto. Queda la definitiva. No sé si algún trámite más. Y luego, que vaya al Consejo de Ministros. ¿De qué tiempo hablamos hasta ver la primera piedra?

Esto es muy difícil de saber. La experiencia demuestra que los trámites hasta ahora han sido muy lentos. Y todo apunta a que sigan siendo lentos. En estos momentos estamos pendientes de un informe que es preceptivo de Puertos del Estado, después de ese informe, que yo espero que se resuelva en las próximas semanas, el Ayuntamiento ya puede llevarlo para aprobación definitiva y a partir de ahí remisión al Consejo de Ministros a través del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. No le puedo decir fechas, porque esto hasta ahora han sido trámites muy largos y no hemos sido capaces de predecir. Yo espero que se den la máxima celeridad pero no depende de nosotros.

Ha habido informes alertando del mal estado del dique de Levante y del espaldón. ¿Cómo está ese tema y qué se va a hacer para subsanar las deficiencias?

Bueno, el hecho de que el espaldón está en mal estado es un hecho cierto, hemos recibido los informes de Cedex, lo hemos comprobado, hemos encargado nuestros propios estudios, y ahora mismo estamos esperando simplemente que desde Ineco, que es una ingeniería vinculada al Gobierno a través del Ministerio, pues nos den un informe muy detallado de la situación estructural y de las posibles soluciones, pero quiero aclarar que eso no afecta a lo que es el propio muelle. Son dos cosas diferentes, una cosa son los cajones que configuran el muelle y el dique de Levante, en principio no hay por qué pensar que están mal y se están haciendo pruebas y aparentemente no tienen ningún tipo de problemas, de lo que es el espaldón, que sí realmente está en mal estado, sobre todo en algunas de las secciones, y son las que habrá que trabajar. Vamos a ver qué dice el informe de Ineco, a ver qué soluciones tiene y trabajaremos en ello.

El presidente de la Autoridad Portuaria rechaza la celebración de una consulta popular sobre el rascacielos y anuncia su interés en recuperar la noria justo al inicio del Palmeral de las Sorpresas

¿Qué va a aportar la Torre del Puerto a la ciudad? Se lo digo porque usted sabe que hay una fuerte crítica de colectivos en la ciudad, que rechazan...

Yo creo que hay una fuerte crítica de un colectivo de la ciudad. Es decir, que han sido muy activos, dicho sea de paso y es muy respetable su postura. Aquí en este tipo de...

Bueno, pero hay muchos ciudadanos que se han sumado al manifiesto y ya hay incluso agitación nacional al respecto. Le pregunto por...

No, no, no, si estoy de acuerdo, y ya he dicho hay que respetar las opiniones de todo el mundo, también de los que defendemos que la torre es algo muy positivo para la ciudad. ¿Y la torre qué aporta a la ciudad? En primer lugar, en algo en lo que mi posición es radicalmente diferente a la de estos grupos: y es que yo creo que sí que aporta desde el punto de vista arquitectónico, aporta un valor añadido a la ciudad, es algo nuevo, las ciudades evolucionan, crecen, con posturas inmovilistas las ciudades nunca hubiesen progresado, nunca se hubiese hecho la Torre Eiffel, nunca se hubiesen hecho llevándolo al extremo la Alcazaba, la Catedral, todo modifica el entorno, todo modifica el paisaje, lógicamente cualquier actuación arquitectónica modifica el entorno, modifica el paisaje. Desde mi punto de vista esto es una modificación positiva y, por tanto, aporta unos valores de tener un edificio emblemático en la ciudad, que además a Málaga le hace falta y le viene bien, un edificio emblemático, del siglo XXI, porque tenemos magníficos edificios de otros siglos, tenemos una Catedral, tenemos una Alcazaba, tenemos un ensanche del siglo XIX magnífico, pero tenemos que tener también algún edificio icónico del siglo XXI. En segundo lugar, nos permite el acceso a un turismo de alto nivel, de alto poder adquisitivo, nos permite entrar en un segmento del turismo y del mercado turístico que hasta ahora no hemos podido entrar, y esto es un valor en sí mismo porque aporta puestos de trabajo, aporta riqueza y aporta una desestacionalización del turismo que hemos venido experimentando. Como digo, son muy respetables todas las posturas, pero también son respetables las de los que pensamos que la torre va a aportar muchos elementos positivos a la ciudad.

El Ayuntamiento ha rechazado en dos ocasiones una consulta popular propuesta por la oposición. Ha habido un cambio de postura...

Con el debido respeto, eso no es forma de gobernar, al final los gobiernos tienen que tomar decisiones, y para eso están y para eso se les elige. Si cada decisión que tenemos que tomar tenemos que someter porque haya un grupo de presión que no está de acuerdo... Y además, quiero recordar y es importante que es que el PSOE ha estado en el origen en este proyecto.

Pero ahora se posiciona a favor de una consulta popular...

Sí, sí, bueno, mañana a favor de qué. Es que no sabemos. Quiero recordar que el primer impulsor de este proyecto fue un presidente de Puerto que era del Partido Socialista. Y el primer defensor de esta alternativa fue el propio portavoz del Grupo Socialista en el Ayuntamiento, pero que hoy en día dice que sí hombre, que lo ve, pero que mejor una consulta. Hombre, esto no es serio.

"Ya he dicho que hay que respetar las opiniones de todo el mundo, también de los que decimos que la torre es algo muy positivo"

¿Y no creen que una consulta popular legitimaría el proyecto? Podría salir que no, pero podría salir que sí también...

Es que, insisto, esto no es forma de gobernar. En realidad. Pero por qué no una consulta para este y no para otro tema. O sea, si yo me oponga a cualquier otro proyecto del Ayuntamiento, ¿estoy en condiciones de forzar al Ayuntamiento a que se pronuncie? Para decir: ¿es que se legitimaría más su acción de gobierno? Es que no es forma de gobernar. Tenemos unos sistemas y una forma de gobernar que no implican hacer la consulta para nuestras decisiones, por más legitimación. Además, yo creo que este es un debate en el cual los argumentos se salen mucho de lo que es estrictamente racional, entonces bueno...

¿Ha sido duro el impacto del Covid-19 en la actividad portuaria?

Ha sido muy duro, especialmente en lo que respecta al tráfico de pasajeros. Pensemos que desde febrero del año pasado no hemos recibido ningún crucero. Que el tráfico de pasajeros con el Norte de África se ha reducido también a mínimos. Durante el confinamiento literalmente a cero, es decir, y todavía no se ha recuperado como todo el mundo sabe. Entonces esto ha supuesto un gran impacto en la actividad portuaria y por tanto en las cuentas. En materia de mercancías, pues también se produjo, sobre todo en los primeros momentos del año pasado, cuando empezó a extenderse la pandemia, una gran reducción de mercancías, sobre todo las que vienen en contenedor. Afortunadamente en esa parcela empezamos a recuperarnos ya a final del año pasado, y este año hemos empezado con muy buenas cifras, a ver si este año también se produce la recuperación de los cruceros, y los pasajeros.

¿Qué se está haciendo para recuperarlos?

Se está trabajando en muchos frentes, el primero y más importante en el frente de prevención y seguridad sanitaria, claro. Es el prioritario. En ese sentido, se está trabajando muy a fondo con las compañías navieras, junto con la Consejería de Salud, para establecer los protocolos que deberán regir durante el embarque o desembarque de pasajeros, las condiciones que tienen que cumplir en este futuro próximo los barcos que quieran atracar en cualquier puerto andaluz y, en concreto, en Málaga, y, por su parte, las compañías también están trabajando muy a fondo en esos protocolos. En segundo lugar, no hemos dejado nuestra actividad de promoción, seguimos hablando y proponiendo, haciendo de la oferta de Málaga, porque es muy interesante para las compañías, porque en algún momento esta pandemia se pasará, retomaremos la actividad y me consta que hay un enorme interés por parte de muchas compañías, de las que son punteras en el mundo, en tráfico de cruceros, hay un enorme interés por Málaga y queremos aprovechar ese interés para, en cuanto sea posible, recuperemos todo ese turismo y todos esos barcos que venían aquí.

Otra instantánea de Carlos Rubio Álex Zea

El desarrollo del Muelle Heredia entra dentro de la filosofía de abrir el Puerto a la ciudad. ¿En qué estado se encuentra?

Bueno, pues en ese proyecto, después de muchos años de paralización, creo que estamos dando ya pasos firmes e importantes. Entonces, ya se ha llegado a un acuerdo con la Guardia Civil sobre las características técnicas que debe tener el nuevo cuartel, que sustituirá al actual, y en los próximos meses empezará la construcción. De hecho, probablemente en el próximo Consejo de Administración aprobemos la licitación para la construcción del cuartel, es un proyecto que ya se pone en marcha y espero que a lo largo de este año puede estar casi finalizado. Igual no da tiempo este año, pero entre este año y los primeros meses del año que viene ya podremos contemplar el traslado de la Guardia Civil a su nueva ubicación. Solamente nos quedaría la Agencia Tributaria y las dependencias de Aduanas. También con ellos estamos avanzando mucho, de hecho ya hemos sacado la licitación para el proyecto y una vez que este esté concluido pues dará lugar a una nueva contratación para construir una nueva sede. Todo esto es para despejar precisamente la parcela que permitirá en un futuro la construcción de un complejo de oficinas de alto standing en el Muelle de Heredia, y que creo que va a ser transformador para la ciudad, primero por la oferta de ese tipo de oficinas que no existe en la actualidad en Málaga. En segundo lugar porque se produce una ampliación muy grande de la avenida, se gana un espacio muy céntrico y de alguna forma el Centro de la ciudad se expande en dirección al Muelle Heredia y, en tercer lugar, porque esa expansión va además acompañada de una zona de aparcamientos, zonas ajardinadas, va a haber una transformación enorme de esa zona de la ciudad.

¿Se respeta la edificabilidad prevista? Creo que estaba en torno a 25.000 metros cuadrados...

Sí, nosotros ya hemos expresado nuestra intención de no ir a ninguna modificación del Plan Especial del Puerto. Fue un acuerdo al que se llegó hace veinte años, que en su momento se justificó y que, por tanto, nosotros lo respetamos.

Un tema que ha sembrado cierta polémica ciudadana es la noria. ¿Se va a recuperar?

Nos gustaría mucho recuperarla. Y, de hecho, hay alguna iniciativa para recuperarla. Es verdad que tenemos que pensar en otra ubicación, porque en esa ubicación que tenía anteriormente... Estamos barajando, y así se lo hemos planteado al Ayuntamiento, que vaya justo en la parte inicial del Palmeral, creemos que es una buena ubicación, no afectaría a la imagen de la ciudad porque estaría ubicada justo delante del Málaga Palacio, no afecta a ningún monumento emblemático de la ciudad y lo que sí pretendemos es que sea una noria mucho más moderna, más liviana, en fin más acorde con los proyectos que en otras ciudades del mundo se están desarrollando. Eso todavía está en una fase muy preliminar, porque todo esto de la pandemia también nos ha retrasado en ese aspecto, y no nos ha permitido ir con la rapidez que nos hubiese gustado.

Otro proyecto es del restaurante en la Casa de Botes. El adjudicatario es Trocadero. ¿Cuándo va a estar listo ese proyecto?

Yo espero que para la Semana Santa del año que viene. De 2022. Hemos estado en conversaciones con el grupo Trocadero para ver cómo llevan los proyectos, está previsto que la semana que viene probablemente entreguen el proyecto de construcción y, a partir de ahí, una vez que obtengan las licencias municipales, empiecen a construir, y puedan cumplir el objetivo de abrir para la Semana Santa del año que viene.

Este año el alcalde, Francisco de la Torre, en los presupuestos municipales, ha destinado creo que un millón de euros para el auditorio o palacio de la música que iría en la explanada portuaria de San Andrés. El regidor decía que este año no se va a poder acometer nada porque, incluso, se está buscando financiación con otras administraciones. ¿Cómo está ese asunto en lo que a usted respecta, que es la disposición de los suelos?

Nosotros, lo hemos dicho muchas veces, tenemos la mejor disposición con el Ayuntamiento, y desde luego el alcalde cuenta con todo nuestro apoyo en ese proyecto. Es verdad que tenemos que encontrar una fórmula para que pueda el Ayuntamiento disponer de esos terrenos, de hecho se ha estado trabajando y se ha estado avanzando en esa fórmula que digo y, a partir de ahí, claro, lo más difícil es que se pueda encontrar financiación, pero por parte nuestra siempre ha existido y existe la mejor disposición para colaborar.

¿Y a cambio de qué?

Lo último que hemos hablado es de la posibilidad de una permuta o una figura similar entre esos terrenos y algún tipo de terreno logístico que pudiera aportar el Ayuntamiento, porque claro el Puerto no puede descapitalizarse en cuanto a capacidad de almacenamiento y capacidad logística. Entonces, si perdemos una zona tan importante logística, que actualmente se está utilizando de una forma tan intensa, para almacenamiento, tenemos que tener algo a cambio, porque si no el Puerto perdería mucha capacidad.