Tener un nombre propio no es algo anecdótico. Supone un reconocimiento y que el sector lo destaque es muestra de los muchos años que lleva reclamándolo. Hablamos de la Formación Profesional en Málaga, donde aún no hay ningún centro público específico. Los ciclos formativos están englobados en institutos de Secundaria, con claustros mixtos y equipos directivos absorbidos por la ESO y el Bachillerato. El anuncio de la creación de un Centro Integrado de Formación Profesional en el PTA, donde será referente para el sector Tecnológico e Informático, supone por ello un cambio de dirección y una firme apuesta por la FP.

El consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda, adelantó recientemente la puesta en marcha de este centro, que acogerá los actuales ciclos del IES Campanillas y ampliará su oferta. Tendrá un presupuesto de unos 12,5 millones de euros de los fondos europeos de recuperación Next Generation EU y estará listo en unos tres años.

Una de las grandes novedades de estos centros es que integran toda la oferta de Formación Profesional, tanto la del sistema educativo como la Formación Profesional para el Empleo.

«Tener un centro integrado en el que haya mucha participación de la empresa, con FP para el Empleo, en el que se hagan los certificados de profesionalidad, cursos específicos para desempleados... Será como una mini universidad del empleo», afirma Sergio Banderas, profesor de Informática en FP en el IES Campanillas y Mejor Docente de España el pasado año.

Además, subraya las ventajas en el día a día por las características de los centros integrados, cinco hasta ahora en Andalucía. Y es que tienen un alto grado de autonomía, algo muy reclamado por los profesores de FP, que necesitan mucha más flexibilidad para organizar horarios y actividades con las empresas.

En las nuevas instalaciones se potenciará la relación con el mundo empresarial, a lo que ayudará su ubicación en el Parque Tecnológico y lo que supone un aspecto clave para adecuar la oferta de enseñanzas a las demandas del sector productivo. Una muestra de la mayor relación con las empresas es el hecho de que los centros integrados no cuentan con un Consejo Escolar al uso, sino con un Consejo Social, formado por representantes de la administración, representantes del centro y de las organizaciones empresariales y sindicales.

La oferta formativa de FP del IES Campanillas, que ha colaborado con la Junta de Andalucía en la elaboración del proyecto, se verá multiplicada, pudiendo pasar de los cuatro ciclos y 250 alumnos actuales a unos 15 y más de 1.000 estudiantes, augura Sergio Banderas.

Igualmente, esperan contar con varios cursos de especialización, los ‘máster’ de la FP, incluido el de Desarrollo de Videojuegos y Realidad Virtual en cuya elaboración ha participado este docente junto al Ministerio de Educación y FP.

La ampliación de plazas y de oferta formativa cubrirá la gran demanda actual, con listas de espera en la mayoría de los centros como confirma Juan Antonio Aguilar, profesor de FP en el IES Romero Esteo y vocal para Andalucía de la asociación FPEmpresa.

Aguilar pone el acento en la importancia de tener una Formación Profesional al nivel del resto de Europa para paliar la preocupante cifra de desempleo juvenil y reconoce que en España la administración está empezando a moverse.

Tanto el nuevo Centro Integrado de FP como el Centro de Innovación Andaluz para la Formación Profesional (CIAFP), que se ubicará también en el PTA, eran reivindicaciones constantes de la asociación FPEmpresa y de los docentes.

«Lo ideal sería que toda la FP estuviera organizada en centros específicos. Grandes o pequeños, pero centros que trabajen a medias con las empresas porque el empleo depende de ellas», afirma Aguilar.

En cuanto al centro de innovación, este docente lo equipara a El Rayo Verde de la Universidad de Málaga y el PTA, pero a nivel de FP. «Se trata de compartir conocimientos entre centros educativos y empresas. Innovar, emprender».

El CIAFP, con una inversión de unos 16 millones también de los fondos europeos, tiene como objetivo, además, mejorar la competitividad del tejido productivo a través de la FP, y la formación permanente del profesorado.

Por otra parte, Juan Antonio Aguilar también destaca la importancia que tendrán las nuevas Aulas de Emprendimiento y las Aulas Tecnológicas que se van a implantar próximamente. «Llevamos años trabajando para que los alumnos de FP no sólo sean trabajadores de una empresa sino que creen su propio modelo de negocio y pongan su empresa. De ahí la importancia de las Aulas de Emprendimiento», subraya. Estas serán aulas tipo Google en las que se fomente la creatividad y la participación activa y que, sobre todo, requieren que «el profesor sepa trabajar con herramientas muy diferentes».

Conexión con las empresas

La llegada de estos centros de FP a Málaga también es una buena noticia para empresas como la tecnológica Accenture, que lleva años implicada en el universo de la Formación Profesional. «La apuesta por la FP demuestra el apoyo a la formación y empleo de calidad, tan necesitado en estos momentos. Es una oportunidad magnífica para que los jóvenes entren en el mercado laboral preparados en las disciplinas que las empresas demandan hoy en día», manifiesta María José Sobrinos, directora de Recursos Humanos de Accenture en España.

«El mercado necesita profesionales con formación en nuevas tecnologías como inteligencia artificial, cloud, big data, java, ciberseguridad o industria X, entre otras. Tecnologías fundamentales en este mundo de transformación en el que vivimos y que necesitamos que permeen en todos los puestos de trabajo. En este sentido, la FP es cada vez más demandada y casi una garantía de encontrar empleo», añade.

Según Sobrinos, esta empresa con sede en el PTA ha contratado en Andalucía a 281 personas con formación en estas enseñanzas en los dos últimos años, 160 de ellas en Málaga y 121 en Sevilla. Además, tiene un convenio con la Junta de Andalucía dirigido a mejorar el aprendizaje de la FP.