La Comisión de Derechos Sociales y Cultura ha acogido hoy un debate aparentemente menor: se trata del papel que juega la Comisión de Calles de la capital, que es un órgano técnico que decide cómo se nombrarán las vías de la ciudad. El caso es que ese intercambio de discursos en el pleno ha acabado con un debate tenso, ideológico, casi, en el que la edil de Cultura, Noelia Losada, por ejemplo, ha avanzado que no se va a cambiar el nombre de la Avenida de Carlos de Haya por la denominación Camino de Antequera, algo aprobado en pleno en 2018, porque un caso similar en Madrid ha acabado con los tribunales de esa comunidad autónoma asegurando que el nombre se le puso a esa determinada vía por sus méritos como aviador y no por participar en la Guerra Civil en un bando u otro (en este caso el franquista).

Lorena Doña, edil socialista, ha pedido que la competencia del cambio o nombramiento de calles pase al Pleno del Consistorio, haciendo más "democrática esta tarea". Eso se ha rechazado con los votos en contra del equipo de gobierno. Así, Doña ha criticado, por ejemplo, que los técnicos de esa comisión hayan obviado las 50.000 firmas que pedían una calle para el Pulga o que no se haya dado el nombre de Manolo Doña, humorista también, a un auditorio de Ciudad Jardín y, sin embargo, se le diera al jeque Al-Thani tan rápidamente, o que aún no se haya retirado la simbología franquista o que, además, la avenida de Carlos Haya siga llamándose así a pesar de que se acordó su cambio a Camino de Antequera. También ha criticado que la Comisión de Calles haya rechazado darle una vía a Ana Orantes, la granadina asesinada hace años cuya muerte supuso un cambio en la concepción de la lucha contra la violencia machista. Dice Doña que actúa con una "arbitrariedad manifiesta", "hay demasiadas tareas pendientes". De la misma forma se ha expresado Paqui Macías, de Podemos e IU, quien ha dicho que se usa la Comisión de Calles para "el nombramiento partidista" y, por ejemplo, el asesinato del cabo Soria en El Líbano aún no haya merecido una calle.

Noelia Losada, edil de Cultura, ha asegurado que es una comisión técnica, y ha pedido a la oposición que no ataque a sus miembros, que se mueven con "ecuanimidad e imparcialidad". "Les podrán dar a ustedes la razón o no en las calles que proponen, pero son técnicos, asépticos y objetivos" que se mueven por los criterios que fija la ordenanza. Así, se nombran las calles con nombres de hijos ilustres o significados de Málaga, por eso, por ejemplo, se rechaza el nombre de Ana Orantes, decisión con la que Losada no está de acuerdo; deben reunir mérito y prestigio suficientemente reconocidos y han debido enaltecer el nombre de la ciudad y tampoco pueden repetirse nombres existentes en el callejero.

El callejero "es finito", dice Losada, y ha pedido al PSOE que acepte la enmienda de que el Pleno pueda proponer nombres por unanimidad de los grupos, lo que ha rechazado Doña. Sobre la rotonda de Al-Thani, Losada ha dicho que se le reconoció por el expediente de méritos que se hace para cada caso su aportación económica al Málaga y, jurídicamente, sólo se le podía retirar el nombre con nuevos hechos, como ha sucedido con su enjuiciamiento, que ha motivado su retirada. En cuanto a la avenida Carlos de Haya, dice Losada que ello es un hecho ya "enjuiciado" en Madrid "y no se puede quitar", puesto que las calles que tiene en toda España se las han nombrado por sus méritos como no aviador y no porque luchara en el bando franquista. Además, si se hiciera lo mismo, habría que cambiar la dirección de los suministros de los vecinos, en el Registro de la Propiedad, etcétera y luego los tribunales podrían tumbar ese cambio.

Macías le ha dicho "revíselo porque da vergüenza" el sistema y Doña ha dicho: "¿Los fascistas como Carlos de Haya o Morato enaltecen a Málaga?", a lo que Losada le ha contestado que se puede volver al método de Pedro Aparicio cuando era alcalde, dar nombres de plantas o de hechos históricos, "así evitamos el populismo que ustedes quieren implantar aquí".