Amós García, presidente de la Sociedad Española de Vacunología, recuerda que es un error que los países ricos hagan acopio de las vacunas contra el coronavirus y se olviden de los más pobres o en vías de desarrollo. «Esto es una pandemia, un problema global y requiere soluciones globales», asegura.

Hace unos días se mostró crítico con el pasaporte sanitario que prepara Europa. ¿Por qué cree que este documento no será eficaz?

Hay algunos aspectos que generan dudas sobre la conveniencia de este documento, que tienen que ver con las características de la vacuna, aspectos éticos y aspectos sobre los derechos humanos. No hemos llegado a vacunar al 5% de la población y ya estamos hablando de un pasaporte inmunitario para el verano, parece de entrada un poco exagerado sobre todo con el ritmo que llevamos de vacunación. Hasta ahora lo que sabemos de la vacuna es que previene de la enfermedad, pero no sabemos si previene de la infección, es decir, una persona puede estar en contacto con el virus, no enfermar pero sí tener capacidad para transmitirlo a otros. A nivel ético, además, no tiene sentido hacer obligatorio un pasaporte cuando la vacunación no lo es. ¿Qué hacemos con los que no se pueden vacunar porque lo tienen contraindicado, con los menores de 16 años o quien no se quiera vacunar?

Dice también que es cuestionable desde el punto de vista de los derechos humanos...

Ahora mismo hay tres escenarios de vacunación: países que tienen un ritmo más elevado que son los que han pagado más cara la vacuna como EEUU o Israel, otros que no van tan rápido y que han comprado vacunas pero no las reciben según lo previsto, como la UE y quienes no han recibido ni una sola vacuna. La pandemia es un problema global y requiere una solución global. Cuando hay países que vacunan mucho y otros que nada, crear un documento para moverse entre determinados países en este momento sería dejar fuera a todos los países en vías de desarrollo ¿no sería profundamente injusto con los derechos humanos?, ¿no serviría para profundizar en la brecha entre países ricos y pobres?

¿Cree que solo se está pensando en reactivar la economía?

Posiblemente ese es un motivo y a mí no me parece mal que se busquen elementos que permitan recuperar la economía porque si no hay economía, hay más pobreza y esto lleva a más problemas de salud. Hay que llegar es a un punto de inflexión que permita que coexistan las dos dinámicas: la económica y la salud.

El Gobierno prevé reactivar el turismo cuando esté vacunada el 40% de la población. ¿Es una tasa suficiente para retomarlo?

En una pandemia como la actual un 40% es una tasa importante. Para lograr que disminuya la enfermedad habría que llegar al 70% pero con un 40% ya tendremos algo muy valioso que es reducir el número de hospitalizados, de pacientes en UCI y de fallecimientos.

¿Cree que se cumplirá el objetivo de que el 70% de los españoles estén vacunados al finalizar el verano?

El 80% de las vacunas que han llegado a España ya se han administrado. Esto demuestra que el músculo sanitario ha funcionado. Si como todo apunta se normaliza el suministro de vacunas en abril y llega la de Janssen, esto va a incentivar el ritmo de vacunación. ¿Se llegará al 70%? No lo sé, pero ojalá.

No todos los países siguen la misma estrategia de vacunación ¿Qué le parece que en España se inmunice por franjas de edad?

Claramente creo que es lo más adecuado, lo que más nos ha hecho sufrir en esta pandemia son las muertes y ¿quiénes se mueren y están más en hospitales y en UCI? Los vulnerables, los mayores, a los que tenemos que proteger antes que nada porque son quienes más han sufrido en esta pandemia, es una deuda social que tenemos con ellos y a partir de ahí, los demás. Hay quien me plantea si no sería mejor inmunizar a los jóvenes que se mueven más y así proteger a los mayores y yo me planteo varias cuestiones. ¿Estamos seguros de que los jóvenes querrían vacunarse para proteger a los mayores?, ¿Cuánto va a durar este proceso de vacunación? Y eso lleva a ¿cuántos muertos estamos dispuestos a aguantar?

Muchos colectivos de pacientes crónicos reclaman, sin embargo, que se les dé prioridad.

No todas las patologías crónicas te hacen más sensible al Covid pero hay una serie de enfermedades que sí y su vacunación se va a abordar de manera inmediata.

¿Qué enfermos crónicos deberían vacunarse en primer lugar?

Quienes tienen enfermedades cardiovasculares, respiratorias, y posiblemente endocrinas como los diabéticos o personas con síndrome de Down, entre otros. Todo esto con matices porque no es lo mismo una diabetes compensada que otra sin compensar, hay perfiles diferentes incluso en una misma patología. Es algo muy complejo.

Varios países europeos han rectificado y administrarán la vacuna de AstraZeneca también a quienes tienen entre 55 y 65 años. ¿Qué le parece? ¿Hay margen para ampliar la edad?

Sí, hay margen para ampliarla. Se fijó la vacunación hasta los 55 años de una manera yo creo que sabia porque no había evidencias científicas, los ensayos hechos por encima de esa edad no tenían significación estadística, no había una idea clara de que realmente fuese eficaz por encima de 55 años. Pero lo que se dijo fue que en ese momento no se recomendaba la vacunación por encima de esa edad pero se modificaría en cuanto existiesen evidencias científicas de que es eficaz por encima de esa edad. Si estas evidencias se consolidan, seguro que se modificará la recomendación.

¿Le sorprende los problemas de suministro con los que se ha encontrado la Unión Europea?

Me sorprende la poca solidaridad ante el proyecto común de la UE que están teniendo algunos países que están yendo a buscarse la vida ellos solos. El proyecto común de compra de la UE es un proyecto inteligente y necesario porque así se garantiza que los países pequeños tienen el mismo acceso a las vacunas que los países grandes. Quizá hubo alguna ingenuidad en la redacción de los contratos con las empresas farmacéuticas, pensar que todo se cumple y quizás las empresas fueron también ingenuas al creer que tenían una capacidad de producción mayor de la que tienen. Otra cosa muy importante y que cuestiono de la UE es que los contratos que ha firmado con las farmacéuticas no los ha transparentado, no sabemos ni el precio de las vacunas ni las cláusulas y eso no es razonable porque es dinero público y estamos en el siglo XXI. No entiendo porqué no se hacen públicos.

Algunos países europeos han negociado con Rusia para adquirir su vacuna sin que la haya aprobado la Agencia Europea del Medicamento. ¿Qué le parece?

Es una insolidaridad profunda el apostar por el sálvese quien pueda. En el caso de la vacuna rusa, hay publicaciones como en ‘The Lancet’ que dicen que está muy bien, pero la Agencia Europea del Medicamento en ningún momento ha participado en el proceso de evaluación de la vacuna, necesita que le pasen un dossier y analizarlo y ver si cumple con los parámetros y así autorizarla. Creo que ya la está estudiando.

No sería adecuado entonces adelantarse a ese veredicto de la Agencia.

No, sería una osadía. Poner en circulación un producto sin que la Agencia Europea del Medicamento lo haya autorizado y evaluado, no me parece una actitud sensata por mucho que yo me crea las bondades de esa vacuna. Hay un marco científico de intervención que hay que cumplir siempre.

Si solo una minoría de países ricos consigue vacunar a su población y las dosis no llegan al resto del mundo. ¿Se podrá controlar la pandemia? ¿No es engañarse?

La única herramienta que tenemos ahora mismo para acabar con la pandemia es la vacuna. Hay que hacerse ilusiones pero el problema es que tenemos que hacer que esa vacuna llegue también a los países en vías de desarrollo. Muchos países ricos han comprado muchas más dosis que las necesarias para vacunar a su población mientras que otras no han podido comprar ni una dosis. Hay que recordar que lo que llamamos globalización debe ser algo que no se quede solo en el intercambio de mercancías o cultura sino hacer el esfuerzo solidario de los que más tienen hacia los que menos tienen. Es la mejor manera de conseguir un mundo más justo y más sano.

Pero ¿servirá de algo que solo se vacunen unos países?

Va a servir a los países ricos porque vamos a tener menos muertos, menos pacientes en UCI y estaremos mejor que donde no se vacunen, pero no esto no servirá para acabar con la pandemia.

Estar vacunado no implica volver a la antigua normalidad. ¿Qué consejo da a los ya inmunizados?

No sabemos la duración de la protección que dan las vacunas ni si evita infectar a los demás así que hay que tener cautela y mantener todas las medidas de seguridad como la mascarilla o la distancia social. Estamos protegidos pero no se puede bajar la guardia.