La Policía Local de Málaga tuvo que intervenir el pasado 15 de marzo en una nave del polígono de El Viso en la que se celebraba una pedida de mano de con más de cien invitados. Según fuentes policiales, la actuación fue posible gracias a una investigación realizada a través de las redes sociales, ya que un usuario difundió imágenes de la celebración en la que se apreciaba claramente cómo los invitados incumplían las medidas anticovid como el uso de mascarillas o la distancia mínima de seguridad. 

Una vez detectado el establecimiento en El Viso, hasta allí se trasladaron agentes del Grupo Operativo de Apoyo (GOA) de la Policía Local y de la Policía Nacional de Málaga, cuyos agentes colaboraron en la identificación de todos los presentes, entre ellos el propietario del local y el organizador el evento. Aunque a la llegada de los agentes todos los invitados intentaron aparentar cierta normalidad con el uso de las mascarillas, los policías comprobaron que la presencia de hasta 104 personas superaba con creces al aforo máximo del local y que la distancia entre las mesas era insuficiente. Además, tal y como demostraban las imágenes que habían detectado en las redes sociales, los invitados bailaban muy juntos y bebían alcohol sin usar las mascarillas. Finalmente, los agentes desalojaron la nave y denunciaron tanto al organizador de la pedida como al propietario del local que lo había alquilado.

Apenas unos días antes, la Policía Local intervino en la misma nave por la celebración de otra fiesta privada. Según las fuentes consultadas, en esta ocasión actuaron los agentes del Grupo de Investigación y Protección (GIP), quienes comprobaron que parte de los invitados no usaban mascarilla. Los agentes también constataron que el local contaba con una zona para el DJ, que además de poner música tenía acceso a las imágenes que una cámara ofrecía del exterior para detectar la presencia policial. Al igual que en el caso de la pedida, los policías denunciaron a los organizadores de la fiesta y al responsable del local.