Seguridad

Más de 600 policías locales conforman el dispositivo de seguridad de Semana Santa

Seguridad refuerza la presencia policial en casas hermandad, paseos marítimos y playas y establece dos cordones para evitar aglomeraciones en la Misa del Alba

Imagen de las zonas en las que habrá presencia policial, que coincide con las casas hermadad e iglesias.

Imagen de las zonas en las que habrá presencia policial, que coincide con las casas hermadad e iglesias. / L. O.

José Antonio Sau

José Antonio Sau

Un total de 602 policías locales conforman el dispositivo extraordinario de seguridad diseñado por el Ayuntamiento de Málaga para toda la Semana Santa, tomando como referencia el periodo que va del 26 de marzo al 4 de abril, es decir, desde el Viernes de Dolores al Domingo de Resurrección, ha informado este jueves el concejal del Área, Avelino Barrionuevo, en rueda de prensa celebrada en el Patio de Banderas del Consistorio (esto quiere decir que habrá sesenta efectivos adicionales por día en las calles). Estos se sumarán a los efectivos del dispositivo ordinario que cubrirán todos los distritos de la ciudad: una media de 367 policías por jornada (3.672 servicios en esos diez días). Especial celo pondrá el Ayuntamiento en evitar aglomeraciones en la Misa del Alba del Cautivo, donde se establecerán dos anillos de seguridad en las calles adyacentes a la plaza de San Pablo, para evitar aglomeraciones.

Una de las principales labores de los agentes, ha dicho Barrionuevo, será la de velar por el estricto cumplimiento de las medidas de prevención sanitarias: el uso de la mascarilla, la distancia social, fumar sin distancia mínima interpersonal, la limitación de la libertad de circulación en horario nocturno o cierres perimetrales, fiestas ilegales o eventos. También va a haber "tolerancia cero" con la dispensa de alcohol a menores.

En este sentido, se buscará evitar que haya aglomeraciones, que los establecimientos respeten las normas de aforo, distancia de seguridad, medidas de higiene y prevención, grupos de personas o uso de dispositivos de inhalación de tabaco o similares, así como incumplimiento de horarios, y habrá una gran presencia policial en las playas y paseos marítimos.

También, claro está, se va a potenciar la presencia policial en las zonas cercanas a las casas hermandad en las que haya actos cofrades, después de la agenda diseñada por la Agrupación de Cofradías.

De esta forma, de los 602 efectivos del dispositivo extraordinario, 160 regularán el tráfico, con especial atención a la permeabilidad de las vías principales, la entrada y salida de los aparcamientos y posibles cortes del tráfico. Además, el Grupo de Investigación de Accidentes y Atestados (GIIA), con 24 agentes, hará controles de alcoholemia y droga.

En este orden de cosas, se ha dividido el Centro en cuatro sectores, teniéndose en cuenta la ubicación de las cofradías y estableciendo puntos en los que se obstaculizará el paso del tráfico rodado y se cerrará perimetralmente el casco antiguo para que no entren vehículos. Esto se hace junto a la Policía Nacional.

Habrá más de 200 voluntarios de Protección Civil con desfibriladores, sobre todo en actos cofrades y casas hermandad.

En seguridad, habrá 160 policías locales, más 108 del Grupo Operativo de Apoyo (GOA), de los que ocho prestan servicio en la Unidad Canina. Todos ellos se van a concentrar en los seis itinerarios cofrades urbanos.

A todos ellos se sumarán 50 efectivos que se encargarán de inspeccionar establecimientos, diez de la Unidad de Caballería, otros tantos para videovigilancia y 60 funcionarios del Grupo de Investigación y Protección, que estarán de paisano, y que harán labores de seguridad, prestando especial atención a la normativa anticoronavirus y a la venta de alcohol a menores.

Por otro lado, Barrionuevo ha explicado que, para la Misa del Alba del Cautivo, autorizada por la Consejería de Salud y Familias y el Obispado de Málaga, se ha establecido otro plan de seguridad hecho expresamente para el evento, de forma que sólo 288 personas invitadas podrán estar en la plaza de San Pablo, de cuya seguridad (y del control del aforo), se encarga la cofradía con vigilancia privada. Por la Policía Local, con las unidades GOA (y UIP de la Policía Nacional), se van a montar dos anillos de seguridad además de acotar la plaza. Si hay excesiva afluencia de personas o aglomeraciones, se pondrá en marcha el segundo anillo. "Durante la misa no va a haber posibilidad, salvo los invitados, de ver a las imágenes", ha dicho Barrionuevo, quien ha pedido a los ciudadanos que sean responsables, ya que estamos en puertas de la cuarta ola.

Este plan se ha preparado tras varias reuniones con la Agrupación de Cofradías, así como con la Policía Local, Protección Civil, Emergencias, el Área de Fiestas y la Policía Nacional.