Salud

El área de Maternidad del Clínico sigue cerrada un año después

El personal sanitario ha reivindicado durante la concentración la reapertura de este espacio

Los sanitarios se manifiestan para pedir la vuelta del Área de Maternidad al Clínico

Los sanitarios se manifiestan para pedir la vuelta del Área de Maternidad al Clínico / María Lucía Rodríguez

María Lucía Rodríguez

Se cumple un año del cierre del área de Maternidad del Hospital Clínico de Málaga. Concretamente, el 26 de marzo de 2020 los paritorios de este espacio dejaron de cumplir su principal función para prestar espacio a los pacientes afectados por la Covid-19. Ahora que estas instalaciones ya no están siendo utilizadas para atender a los contagiados, el personal sanitario continúa reivindicando su reapertura y la vuelta del servicio de obstetricia y ginecología. Durante la concentración, se ha realizado una recogida de firmas.

Desde que los servicios de Maternidad de este hospital fueron trasladados al Materno Infantil, todas las urgencias y partos se realizan allí. Aunque la provincia antes contaba con dos maternidades públicas, esta reducción de servicios ha obligado a que las malagueñas se tengan que desplazar exclusivamente hasta ese centro sanitario. “Las mujeres del Valle del Guadalhorce, Torremolinos y Benalmádena necesitan su hospital de referencia y ese es el Clínico de Málaga. Hay algunas que están teniendo que tomar otras opciones como irse a la sanidad privada y eso es un detrimento de la pública. Tiene que haber sanidad de calidad para todos”, afirma María del Mar Ávila Campos, matrona del Hospital Clínico.

Carteles reivindicativos

Carteles reivindicativos / María Lucía Rodríguez

A día de hoy, a pesar de que han presentado varios escritos reivindicando estos servicios, no han recibido una respuesta concreta y eso les hace pensar que el ‘trasfondo de todo esto es la unificación definitiva de las dos maternidades existentes en una sola’. Elisa López Herrero, ginecóloga del Hospital Clínico, explica que se sienten indefensos y que han llegado a esta situación al no recibir respuestas ya que ellos son los primeros que no quieren crear mal ambiente. “La situación es complicada, hemos llegado a este punto porque solicitamos por escrito varias veces que nos dieran alguna explicación y no lo han hecho”, explica.

El Clínico tenía una media de 1.500 partos al año, sin embargo, en 2019, experimentó un descenso debido a la caída de la natalidad. A pesar de ello, la media de mujeres fértiles en la zona del Valle del Guadalhorce es de un 50%, según confirma María del Mar Ávila. Esta situación puede provocar que las mujeres, que pretendan quedarse embarazadas, descarten esa posibilidad por miedo a no ser atendidas correctamente. “Se han vulnerado los derechos de la mujer. Cuando hay que hacer ajustes parece ser que siempre es la mujer la que tiene que ceder”, se lamenta la ginecóloga Elisa López.

Los sanitarios que se encontraban haciendo su labor en el Clínico fueron trasladados hasta el Materno con la promesa de que volverían a donde se encontraba, sin embargo, esas palabras parece ser que han quedado en el olvido. “No dudamos que el Materno tiene la capacidad para atender a todos estos nacimientos, pero no es cuestión de capacidad sino de calidad en los cuidados. No hay que disminuir lo que ya existía, no tiene sentido quitar una cosa que funciona a nivel de humanización”, subraya María del Mar Ávila. Por necesidad se fueron y abandonaron sus puestos, pero ahora las que sufren las consecuencias son las mujeres que llegan en condiciones de urgencia y tienen que tener a sus hijos sin la presencia de ginecólogos, matronas ni ningún especialista en ese área. “Evidentemente hay un ginecólogo localizado, pero, hasta que llega, si el parto es inminente, se produce sin su presencia. Con los riesgos que eso puede producir a un niño sin que haya un neonatólogo presente”, describe la matrona. 

Mujeres se acercan a registrar sus firmas en el documento

Mujeres se acercan a registrar sus firmas en el documento / María Lucía Rodríguez

El PSOE y Adelante Málaga han mostrado su respaldo a esta reivindicación. “Nosotros apostamos por una sanidad pública y fuerte. No entendemos cómo puede servir la crisis del coronavirus de excusa para mantener un servicio esencial cerrado. Nuevamente son las mujeres las que pagan el pato de unas políticas cortoplacistas y que cuentan con poca planificación”, resalta Remedios Ramos Sánchez, concejala portavoz del grupo municipal Adelante Málaga. Por otro lado, José Luis Ruiz Espejo, parlamentario andaluz por el grupo socialista ha manifestado que este cierre empeora la calidad y el trato humano. “Llevaremos esta iniciativa al Parlamento, como ya lo hemos hecho, y al propio Ayuntamiento de Málaga porque nuestros hospitales deben seguir manteniendo los servicios que se prestaban para que esa asistencia sanitaria sea de referencia y calidad para los ciudadanos andaluces y de nuestra provincia”, concluye.