Debate

El Pleno de Málaga, contrario a implantar el pin parental en Andalucía

Acuerdan pedir a la Junta que declare BIC el balneario de los Baños del Carmen, que aumentaría así su protección urbanística

Imagen del Pleno ordinario de marzo, celebrado ayer. | L.O.

Imagen del Pleno ordinario de marzo, celebrado ayer. | L.O. / l.o. málaga

La Opinión

El Pleno del Ayuntamiento de Málaga aprobó ayer mostrarse contrario a la imposición del pin parental en Andalucía y los postulados del partido Vox, «defendiendo la educación en igualdad y contra la violencia de género que se realiza en los centros y concertados de nuestra región».

En concreto, este segundo punto de la moción urgente del PSOE salió adelante después del voto favorable del PSOE, Adelante Málaga y de Cs, que se desmarcó de su socio de gobierno, el PP, que votó en contra junto con el edil no adscrito Juan Cassá. También de la moción del PSOE salió adelante instar a rectificar el decreto 2021/197209, firmado por el alcalde el pasado 15 de marzo, y otorgar una calle de la ciudad en recuerdo de Ana Orantes, como «símbolo de la lucha contra la violencia de género».

Pese a que todos los grupos se mostraron de acuerdo a poner una calle para Orantes sí hubo debate. Así, el portavoz municipal del PSOE, Daniel Pérez, lamentó «el decreto de la vergüenza» que rechazaba otorgar la vía: «Entendemos que no es de recibo», sostuvo, añadiendo que Ana Orantes «marcó un antes y un después, removió conciencias a todos y el testimonio de hace 24 años sigue estando de actualidad».

Pérez dejó claro que «estamos a tiempo de rectificar el decreto de la vergüenza. La moción es para visibilizar la lucha contra la violencia de género». Asimismo, lamentó que Vox «quiere impedir que el 25 de noviembre los niños conozcan el relato de Ana Orantes, ese es el pin parental». Para cerrar el debate Pérez se refirió directamente a De la Torre y le dijo que «cuando sea alcalde y usted no, no se preocupe que usted tendrá una calle digna o una avenida, no en un lugar escondido como ha hecho con Pedro Aparicio, porque nosotros no somos iguales y haremos las cosas como se tienen que hacer». Por su parte, el concejal de Derechos Sociales, Francisco Pomares, dejó claro, en primer lugar, que están de acuerdo con que Ana Orantes tenga una calle. Reconoció, no obstante, que «a lo mejor no hemos sido fehacientes a la hora de convencerlos -a técnicos- de la importancia de este signo para la lucha contra la violencia de género» pero «esto se aprobará. Ana tendrá su calle en Málaga».

Por último, pidió reflexionar e, independientemente del caso de Ana Orantes y el nombre de calles, que «está bien que nos ocupemos porque es competencia nuestra, también nos ocupemos de lo que pasa en la calle». «Aparte de símbolos y signos, que son necesarios, en el trabajo hay que centrarse en lo que ocurre».

Sobre el pin parental, Pomares se refirió a las palabras del consejero de Educación, Javier Imbroda, «que ha justificado» lo que va a ocurrir, rechazando que haya adoctrinamiento en Andalucía, pidiendo, por tanto, no politizar un tema que «no es necesario porque no hay adoctrinamiento».

Por su parte, la portavoz municipal de Cs, Noelia Losada, dejó clara la posición del grupo a favor de que Ana Orantes tenga una calle. «Todos estamos de acuerdo en el reconocimiento», dijo, alegando, de igual modo, al PSOE que «me parece estupendo que le preocupe las calles pero preocúpense de lo que le preocupa a los ciudadanos como es tramitar sus ERTE y cobrar sus prestaciones». Por último, la portavoz de Adelante Málaga, Remedios Ramos, incidió en que la violencia de género es «estructural y su prevención y abordaje también lo es», por lo que se requiere actuar en todos los ámbitos, lamentando «los discursos negacionistas».

Por otro lado, el Pleno rechazó retirar la Medalla de Oro y el título de Hijo Adoptivo de Málaga concedido a Juan Carlos de Borbón con motivo de su visita a la ciudad el 19 de enero de 1989, al considerar que «los méritos por los que se le impusieron estos honores están en entredicho debido a sus escándalos, presuntos asuntos delictivos y a que ha dejado de representar los valores democráticos». La moción de la confluencia de IU y Podemos fue rechazada por 28 votos en contra -PP, PSOE, Cs y el concejal no adscrito- y tres votos a favor del grupo proponente.

Los méritos, dijo Ramos, en la figura del rey emérito «están en entredicho y son incompatibles con actuaciones poco honorables». «Me van a decir que hay otros problemas en Málaga», reconoció adelantándose a las críticas, pero aludió también al gasto en alojamiento del emérito, entre otros: «¿Podemos costearlo? Además, suma y sigue». «Conseguiremos quitar la medalla, paciencia tenemos en la izquierda», apostilló. Por su parte, la portavoz municipal del PP, Elisa Pérez de Siles tachó «de incomprensible» que en el momento actual «entiendan que lo mejor y más urgente que se puede aportar a la gestión de la ciudad sea esta iniciativa».

Por otro lado, la sesión aprobó una moción institucional en relación con la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz del Balneario Nuestra Señora del Carmen como Bien de Interés Cultural.