Entrevista

Ricardo Gómez Huelgas: «La medicina interna es uno de los ejes de la atención hospitalaria pero tiene poca visibilidad»

Presidente electo de la Federación Europea de Medicina Interna. Gómez Huelgas liderará la EFIM a partir de 2023 como presidente, aunque será presidente electo dos años y presidente saliente a partir de 2025. Defiende la formación y visibilidad de la medicina interna en los hospitales europeos

Ricardo Gómez Huelgas | LA OPINIÓN

Ricardo Gómez Huelgas | LA OPINIÓN / rocío rodríguez gálvez. málaga

Rocío Rodríguez Gálvez

Ricardo Gómez Huelgas es director de la Unidad de Gestión Clínica del Hospital Regional de Málaga y expresidente de la Sociedad Española de Medicina Interna. Ha sido elegido presidente electo de la Federación Europea de Medicina Interna (EFIM).

¿Cómo se siente tras haber sido elegido presidente de la EFIM?

Es una satisfacción personal grande, pero más que en clave personal yo interpreto el nombramiento como un reconocimiento público al trabajo que durante muchos años han estado realizando los internistas españoles que, ahora mismo, yo creo que están a la vanguardia de la actividad científica europea en cuanto al papel de la medicina interna. Un éxito colectivo más que personal.

Será usted nombrado presidente en 2023, ¿qué hará hasta entonces y cómo se preparará para el cargo?

El sistema de elección en la Federación Europea prevé que el presidente electo se elija dos años antes de que tome posesión como presidente efectivo para la posibilidad de hacer una transición adecuada y dar continuidad a las políticas de la federación. Ahora mismo, nuestro objetivo a medio plazo es transformar la Federación de Medicina Interna en una sociedad de medicina interna europea al estilo de otras sociedades médicas, intentar armonizar todos los períodos formativos para la consecución de la especialidad de la medicina interna y sus especialidades derivadas. Porque actualmente hay mucha variabilidad tanto en los períodos de formación de residentes como en los contenidos, así como el acceso a la formación de la medicina interna. Queremos instaurar un certificado europeo de medicina interna que de alguna forma avale la calidad de la formación de los internistas europeos, vamos a potenciar mucho una plataforma educativa online orientada sobre todo a residentes y a internistas jóvenes, hemos puesto en marcha muchos grupos de trabajo europeos e internacionales para la puesta en marcha de protocolos comunes, de consensos, de proyectos de investigación. A nivel internacional, hemos propuesto y vamos a liderar un movimiento internacional por la medicina interna junto con la asociación americana, con la Federación Internacional de la Medicina Interna Latinoamericana y con otras sociedades internacionales.

¿Se llevará toda la organización desde España?

Sí, en principio me imagino que habrá que desplazarse con cierta frecuencia, pero también tenemos idea de potenciar todo el trabajo online porque facilita mucho el contacto y abarata costes. Todo este movimiento se liderará desde España y desde Málaga.

Una vez que pasen los dos años ¿puede renovar el cargo?

Después de los dos años, seguiré otros dos años como presidente saliente que es una especie de asesor del comité ejecutivo. En total, el período de responsabilidad es de seis años: dos de electo, dos de presidente y otros dos de saliente.

¿Cuál es su objetivo como presidente de la EFIM?

Lo que nos interesa mucho es el tema de la visibilidad. Es un fenómeno español y europeo que la medicina interna es uno de los ejes fundamentales de la medicina hospitalaria pero, como especialidad, tiene menos visibilidad, menos conocimiento a nivel público. Lo que nos caracteriza dentro de las especialidades es que nosotros no nos centramos en las patologías de un órgano ni en una enfermedad, sino que aceptamos el reto de valorar a los pacientes de una forma integral en su conjunto. Con independencia de la enfermedad o enfermedades que tenga el paciente. Eso es un reto complicado desde el punto de vista científico porque el nivel de conocimiento en el área médica crece de forma exponencial, pero es un enfoque imprescindible en la actualidad porque el tipo de paciente está cambiando en España, en Europa y en todo el mundo. Ahora mismo el tipo de paciente que predomina en los hospitales es un paciente de edad media o avanzada que suele tener pluripatologías. Es decir, un conjunto de enfermedades crónicas que, si no se abordan de forma global, sino de forma fragmentada, lo que origina es un sobreuso de recursos diagnósticos y sobretratamientos, con riesgo para el paciente al realizarle pruebas innecesarias y con la sensación de que se pierde dentro del sistema. Nosotros reivindicamos que es necesario potenciar la formación global, general e integral de todos los especialistas, por un lado, y, por supuesto, potenciar el valor social de la medicina interna. Con el Covid hemos visto un ejemplo excelente. La atención hospitalaria para los pacientes con Covid ha sido algo multidisciplinario en urgencia, respiratorio, intensivos… La inmensa mayoría de los pacientes especializados, el 80% de los pacientes o más, han estado en manos de médicos internistas y eso ha facilitado en gran parte que de una forma rápida se haya enfocado adecuadamente una enfermedad que inicialmente parecía una enfermedad puramente infecciosa, pero que en poco tiempo vimos que era una enfermedad multisistémica que afectaba al sistema cardiovascular, al sistema respiratorio, al sistema neurológico... Y contar con medios con una visión integral ha facilitado que en poco tiempo se haya podido enfrentar esta pandemia de una forma eficaz y segura para los pacientes. Desde hace años, nuestro lema es que el médico tiene que centrarse en el paciente y no en la enfermedad.