El concejal de Ordenación del Territorio, Raúl López, ha firmado un decreto en el que se ordena el cierre como medida cautelar inmediata por "no cumplir las mínimas condiciones necesarias para el uso público del complejo socio-deportivo de Los Limoneros", ubicado en el número dos de la calle Pedro Garfias, en el distrito del Puerto de la Torre.

Se trata, ha explicado el edil, de una concesión demanial de servicio público que data de 1989, de forma que en la Gerencia de Urbanismo se recibió un informe elaborado por el Área de Deporte. En el mismo, se alertaba, siempre según López, de dos supuestas anomalías: las actividades que se deben realizar allí relativas al servicio público están cerradas, como ocurre con la piscina o los baños, y sólo estaban abiertas al alquiler las pistas deportivas al aire libre y una pequeña ludoteca o bar.

Hay, dice el concejal, desperfectos que hacen no viable el uso de las instalaciones deportivas, lo que ha calificado de estado de “abandono”. Así, la medida de cierre cautelar se notificó al propietario oficialmente el pasado 26 de marzo, ha explicado el edil, de forma que se le dieron diez días hábiles para presentar las alegaciones que correspondan.

“Hemos actuado diligentemente una vez el Área de Deportes nos comunica la incidencia y ordenamos el cierre. Se percibe en la inspección que se realiza que las instalaciones no recogen las mínimas condiciones de seguridad para la práctica deportiva”, dice el concejal.

El asunto, indica, es que las instalaciones presentan un estado de abandono y, al tratarse de un servicio o concesión pública, el servicio ha de prestarse. “Hay falta de mantenimiento”, recalca el concejal.