La Autoridad Portuaria de Málaga ha publicado hoy en la Plataforma de Contratación del Sector Público la licitación del concurso para la construcción de un nuevo edificio de la Guardia Civil en la plataforma de San Andrés, abandonando así la ubicación actual del Muelle Heredia y abriendo las puertas, por tanto, al desarrollo del proyecto comercial y de oficinas de alto standing previstas para este espacio. En concreto, la construcción de este nuevo cuartel sale a concurso por 1.405.767,13 euros, el periodo de ejecución es de ocho meses y las constructoras podrán presentar sus ofertas hasta el próximo 3 de mayo.

En una entrevista concedida por el presidente de la Autoridad Portuaria, Carlos Rubio, a este periódico el pasado 14 de marzo, explicaba que, en cuanto al desarrollo del Muelle Heredia, lo que supondría abrirlo a la ciudad, después de muchos años de paralización se estaban dando "pasos firmes e importantes". De hecho, indicaba que se había llegado a un acuerdo con la Guardia Civil sobre las características técnicas del edificio que sustituirá al actual. La idea, dijo, es que esté construido este mismo año o, como mucho, a principios de 2022.

El otro escollo para dejar paso a este proyecto era el edificio de la Agencia Tributaria y las dependencias de Aduanas, cuyo concurso para la redacción del proyecto básico y de ejecución se licitó el 22 de marzo. Irá este nuevo inmueble al lado de la puerta del Colón del recinto portuario. Falta contratar su construcción. "Todo esto es para despejar precisamente la parcela que permitirá en un futuro la construcción de un complejo de oficinas de alto standing en el Muelle de Heredia, y que creo que va a ser transformador para la ciudad, primero por la oferta de ese tipo de oficinas que no existe en la actualidad en Málaga. En segundo lugar porque se produce una ampliación muy grande de la avenida, se gana un espacio muy céntrico y de alguna forma el Centro de la ciudad se expande en dirección al Muelle Heredia y, en tercer lugar, porque esa expansión va además acompañada de una zona de aparcamientos, zonas ajardinadas, va a haber una transformación enorme de esa zona de la ciudad", dijo Rubio en esa entrevista.

La intención de Rubio es, finalmente, respetar la edificabilidad prevista en el Plan Especial del Puerto, en torno a 25.000 metros cuadrados. "Nosotros ya hemos expresado nuestra intención de no ir a ninguna modificación del Plan Especial del Puerto. Fue un acuerdo al que se llegó hace veinte años, que en su momento se justificó y que, por tanto, nosotros lo respetamos", añadió.

Para esta zona, la ciudad propuso un proyecto de Ángel Asenjo que preveía varias torres en altura y otras más bajas con el fin de acoger una city financiera, lo que creó gran polémica y acabó rechazando el Puerto, entre otras cosas porque una modificación del plan especial hubiera sido un trámite muy prolongado, pero también hubo quejas de los ciudadanos por el impacto visual de los edificios.