«El confinamiento no se me hizo cuesta arriba. Para mí ha sido liberador. Vivo en Churriana, mi taller es amplio, me hice con una buena provisión de barro y empecé a trabajar», cuenta el churrianero Pepe Chica (1954).

El producto de todos esos meses de trabajo puede contemplarse hasta el 18 de abril en la exposición ‘Jubil ARTE’, en la Biblioteca Municipal José Moreno Villa de Churriana. Medio centenar de piezas de terracota o piedra artificial, la inmensa mayoría realizadas el año pasado durante el confinamiento. «Tengo más piezas pero no cabían», explica.

En cuanto al título de la muestra, ese juego de palabras entre Jubilación y Arte, cuenta que el viernes pasado cobró su primera jubilación, «y no te imaginas la ilusión que me hizo», confiesa.

Pepe Chica vive la jubilación con verdadero júbilo, después de toda una vida de trabajo en el sector inmobiliario, al frente de una agencia que decidió cerrar por la pandemia.

Y aunque este churrianero ha creado obra escultórica toda la vida, ahora es cuando quiere volcarse con su vocación, por eso, el título de la exposición quiere ser un guiño a las personas en su mismo estado, a las que dedica una frase: «Se puede estar jubilado con un gran futuro por llegar».

Casi todas las obras, en terracota o piedra artificial, han sido hechas durante los meses de confinamiento en 2020. PATRICIA MORENO

«Lo que pretendo con la muestra es animar un poco a los jubilados, para que vean que estas figuras las puede hacer cualquiera; sólo hacen falta unos principios mínimos y constancia. La imaginación al poder», sonríe.

Como explica, en su infancia vivía en calle Granito, junto al taller de Miguel, un ceramista que le animó a estudiar modelado en la Escuela de Arte de San Telmo.

A partir de ahí, compaginó el arte con su trabajo, como el mural que realizó para el Colegio Manuel Fernández o el busto a Cristóbal Salazar, en un jardín de su barrio, del que acaba de realizar una segunda versión, después de que lo dañaran unos vándalos.

Las obras de este escultor son pura creatividad alejada del realismo, como ‘La Dama de Churriana’, una colorista figura femenina o ‘La Desbandá’, la matanza de civiles del 37 que ha querido simbolizar con una madre con su hijo a cuestas. Además, en casi todas sus obras forman ‘un todo’ la escultura y el pedestal, que suele ser material reciclado. Y aunque también ha hecho obra en bronce, la arcilla y la piedra artificial le permiten más posibilidades, subraya.

Artista generoso, Pepe Chica ofrece su taller, «en el que hay espacio», por si alguna persona se anima a formarse con él. Quiere compartir el júbilo del arte.

El grupo escultórico ‘Divorcio’ Patricia Moreno