La Gerencia Municipal de Urbanismo de Málaga prepara estos días un ambicioso proyecto piloto, ahora en redacción, para que, a través de una empresa especializada, puedan detectarse, gracias a la inteligencia artificial y la superposición de imágenes tomadas por satélites, infracciones urbanísticas en pastillas de terreno calificadas en el Plan General de Ordenación Urbana de Málaga (PGOU) como suelo no urbanizable. Se trata de comprobar y prevenir que nadie comete ilegalidades, de un lado, y por otro tratar de comprobar la evolución de las mismas.

«La Gerencia prepara un proyecto piloto de inteligencia artificial para detectar actuaciones de infracción urbanística en el suelo no urbanizable, es decir, la enorme extensión pintada de blanco en el PGOU. Mediante un programa de predicción de movimientos con fotos tomadas por satélites podremos determinar cómo se desarrollan precisamente esas construcciones ilegales. Nos hemos reunido con diversas empresas: estas sacan fotografías aéreas gracias a los satélites de forma periódica, cada siete u ocho días, se sobreponen y, por medios informáticos de la tecnología más avanzada, siguiendo los parámetros de la inteligencia artificial, se comprueba si hay variación en la construcción ilegal, es decir, si el propietario ha seguido construyendo», explica el edil de Ordenación del Territorio, Raúl López.

El concejal insiste en que se trata de detectar el movimiento, el avance de una construcción ilegal siempre con la base de una serie de parámetros que se marcan. Esos movimientos son los que reportan a las irregularidades urbanísticas. Una vez conocidas las supuestas infracciones, se mira con el departamento de licencias si hay o no cualquier tipo de permiso y, si existe una ilegalidad, sólo hay que mandar al técnico correspondiente y a la Policía Local a comprobar lo que sucede. «Estamos estudiándolo. Siempre será mejor detectar una ilegalidad al inicio de la construcción que cuando ya es una realidad física, evitando, por tanto, tener que regularizar la vivienda o viviendas a posteriori». Esto ayudará, precisamente, a detectar sobre todo las casas ilegales en terrenos rurales.