«Juro, por mi conciencia y honor ejercer fielmente la profesión de Procurador de los Tribunales, respetando las leyes». Así empieza la hazaña del procurador.

Una profesión tan antigua como la nuestra, aún hoy en día debe ser explicada porque no todos saben lo que es un procurador. Pero nosotros ya estamos hartos de explicarnos. El procurador es un pilar FUNDAMENTAL en el sistema jurídico español, el cual, tal y como está organizado, no podría funcionar sin él.

Es una profesión dinámica, social, resolutiva y muy gratificante. Un cirujano y un anestesista, un arquitecto y un aparejador, un abogado y un procurador. Profesiones que se complementan para resolver tu problema, tu enfermedad etc. El procurador vigila las constantes vitales de tu procedimiento judicial. «Al ostentar la representación de las partes el procurador hace que éstas gocen de igualdad ante la justicia», según palabras de nuestro compañero Luis Roldán, un procurador con solera.

Todos estos profesionales garantizan su labor al formar parte de un colegio profesional como es el Ilustre Colegio de Procuradores de Málaga.

El Colegio de Procuradores de Málaga lo dirige una Junta de Gobierno formada por procuradores elegidos, mediante elecciones democráticas, por todos los colegiados. Esta Junta de Gobierno, durante un mandato de cuatro años, gestiona y representa a todos los colegiados, realizando de forma altruista un trabajo para favorecer al colectivo, a sus compañeros, trabajando en favor del procurador para mejorar el ejercicio de nuestra profesión, que redunda en el mejor servicio a nuestros clientes. El Colegio lo formamos todos los procuradores y es el que nos une.

Antonio López, decano de Colegio de Procuradores

La actual Junta de Gobierno, que tengo el placer de representar, ha trabajado y conseguido establecer un plan de auxilio al procurador en caso de extrema necesidad, estableciendo un protocolo específico para ello. También ha creado un fondo social de ayuda económica al colegiado que así lo solicite. Desde el Colegio se garantiza la profesionalidad y la ética de sus colegiados velando por ello y resolviendo conflictos a través de su comisión deontológica. En su Escuela de Práctica Jurídica se organizan clases y ponencias para formar a nuevos procuradores y reforzar el conocimiento de todos. El Colegio nos ayuda agilizando nuestras relaciones con los órganos judiciales. Nos ayuda con sus actuaciones intentando conciliar la vida laboral y familiar, vigila para que nuestra profesión se ejerza de forma digna y ética. El Colegio vela por los intereses de los particulares como consumidores y usuarios de los servicios del procurador. El Colegio lucha contra el intrusismo profesional y la competencia desleal.

El decano representa a su junta y a los colegiados, como consejero, en el Consejo Andaluz de Colegios de Procuradores que, a su vez, realiza su gestión frente al Gobierno Andaluz y resuelve los conflictos que van planteando.

Me siento honrado de pertenecer al Colegio de Procuradores de Málaga.