El Colegio de Enfermería de Málaga cuenta con una colegiación muy especial, nuestros colegiados tratan a diario con una problemática muy sensible para toda la ciudadanía, que es la salud; y eso nos lleva a ser un Colegio que representa y defiende a sus colegiados pero que también busca en su ejercicio el beneficio de todos. Disponer de un mejor sistema sanitario, de más enfermeras, de profesionales mejores preparados redunda en beneficio de todos. Es por ello por lo que nos tomamos muy en serio nuestro trabajo de representar y defender a nuestro colectivo, un colectivo del que nos sentimos profundamente orgullosos.

Estos últimos meses, algo más de un año ya, han sido muy duros para toda la población, hemos sufrido y seguimos sufriendo una de las peores pandemias mundiales que ha conseguido que cambien muchas cosas. Han cambiado los horarios con los más que conocidos confinamientos, han cambiado nuestras costumbres a la hora de ir a lugares públicos, a dónde podemos y no podemos ir, con cuántas personas vamos o incluso la forma en la que hacemos la compra… en definitiva, esta pandemia ha cambiado nuestra forma de vivir en muchos sentidos.

Para la Enfermería también han cambiado muchas cosas; ahora disponemos de un mayor reconocimiento por parte de una población que incluso durante meses salía al balcón de su casa a aplaudir la labor que estábamos realizando, ha cambiado la forma en la que las instituciones cuentan con nuestra opinión, opinión silenciada años atrás, ha cambiado la percepción del trabajo que realizamos, y por desgracia ha hecho falta una pandemia para ello.

Es cierto que es un orgullo pertenecer a este sector, ser enfermera, pero también nos gustaría declarar a los cuatro vientos que no hacemos nada distinto a lo que ya hacíamos antes. Si la sociedad nos considera imprescindibles, es porque siempre lo hemos sido; en los centros sanitarios, hospitales, ambulatorios, públicos y privados e incluso en los colegios a través de la figura de la Enfermera Escolar.

Son muchas las compañeras y compañeros que por desgracia nos han dejado durante este período, y no somos los únicos a los que nos ha afectado, por lo que desde este espacio nos gustaría dedicar nuestro más profundo agradecimiento a todos aquellos que aún sabiendo a lo que se exponen siguen dedicando su vida a mejorar la de otros.

Es un orgullo ser vuestros compañeros.