A finales de febrero, el consejero de Salud Jesús Aguirre anunció que la buena evolución de la pandemia en Andalucía, que doblegaba ya la tercera ola, permitía que se retomase la actividad presencial en los centros de salud de la comunidad autónoma, hasta el momento restringida a la atención telefónica.

Un anuncio que no fue bien acogido por los sindicatos sanitarios y los profesionales de Atención Primaria y que ha seguido generando polémica entre los ciudadanos que denuncian la imposibilidad de acceder a una consulta presencial.

Con motivo del Día de la Atención Primaria, y preguntado por esta cuestión, el delegado de Salud en Málaga Carlos Bautista ha aclarado que la atención presencial en los centros de salud se está regulando en función de la incidencia acumulada que presenten los barrios adscritos a cada centro. De manera que si una zona concreta presenta una tasa elevada de contagios en el ambulatorio prevalecerá la atención telefónica y, por el contrario, si la situación epidemiológica lo permite, se abre la agenda a la presencialidad.

"Nosotros tenemos una relación de centros de salud, de barriadas, en las que hay más contagios que en otras", ha manifestado Bautista. "Indudablemente, cuando uno abre la agenda de ese centro de salud, si en ese barrio hay más contagios la actividad presencial es menor y más telefónica. Si ese barrio se ha portado mejor y hay menos incidencia acumulada se abre la mano y se abre presencialmente la Atención Primaria".

Bautista sostiene que "no es prudente" que en barriadas con una alta incidencia se mantenga la actividad porque "los centros de salud se pueden convertir en centros de contagio y no nos podemos arriesgar".

Atención telefónica para los trámites

El delegado ha añadido que la atención telefónica "se va a quedar para siempre", especialmente para solucionar trámites burocráticos como adquirir la documentación para renovar la tarjeta sanitaria, solicitar una analítica, un justificante, una revisión o incluso una derivación con un especialista. "Hay una cantidad enorme de cosas que los médicos de Atención Primaria hemos hecho y les hemos restado a otros pacientes que sí necesitaban que le tocáramos la barriga".

"Cuando el virus se vaya nos quedará una gran parte de nuestra atención que será telefónica, que podremos solventarla por teléfono y una parte presencial importante porque es la forma de nuestro trabajo, atender a los pacientes, verles la cara, tocarlos... ", ha añadido el delegado.