El Ayuntamiento ha dado hoy, en un pleno extraordinario celebrado en torno a las cinco de la tarde, el sí definitivo a los presupuestos municipales para 2021. En concreto, las cuentas de este ejercicio han recibido el apoyo de los quince concejales que suman el PP, Cs y el edil no adscrito Juan Cassá, la abstención de los doce concejales del PSOE y los sufragios en contra de dos ediles de Podemos e IU. No ha habido, por tanto, sorpresas, ya anunciadas, como estaban, las posiciones de voto de los grupos, más allá de la convocatoria de la sesión, que se ha anunciado ya por la tarde con poco margen de maniobra para los periodistas y se ha podido seguir por el canal municipal de Youtube. También se han rechazado, por cierto, todas las alegaciones planteadas.

Las cuentas fueron presentadas el pasado ocho de marzo en una rueda de prensa en la que el alcalde, Francisco de la Torre, las definió como "expansivas". Ya se sabía desde ese día que las centas iban a ser aprobadas sin problemas, puesto que al apoyo de PP, Cs y el edil no adscrito Juan Cassá se suma la anunciada abstención del PSOE, hoy ya oficial, tras los acuerdos alcanzados, que suponen 40 millones de euros para vivienda, planes de empleo o inversiones en los barrios. El regidor y Carlos Conde, teniente de alcalde de Economía y Hacienda, presentó junto al regidor las cuentas en el Salón de los Espejos. Los grandes números son los siguientes: los presupuestos crecen hasta poco más de los 899 millones de euros, un crecimiento del 6,53% respecto al año pasado, ejercicio de la pandemia. Son 55 millones más.

Son los "presupuestos que Málaga necesita", dijo entonces el alcalde, quien destacó que ayudan a la recuperación económica y social tras la crisis económica y sanitaria. Las inversiones se sitúan en más de 131 millones de euros, un crecimiento del 62% con respecto al año pasado. En 2017, de hecho, esta cantidad era de 61 millones. Si se incluyen cantidades previstas en planes de conservación de barriadas y parques industriales la suma total a invertir es de 145 millones.

En cuanto a acción social, este presupuesto se sitúa en 121,7 millones de euros, un 20% más que el año pasado; Empleo, Comercio e Innovación sube a los 57 millones de euros y crece otro 20%; Medio Ambiente alcanza los 212 millones, un 3,2% más; Cultura, Turismo, Deporte y Educación recibe 60,7 millones de euros, un 2% más, y para Servicios Públicos se asignan 256 millones de euros.

Por cierto, la caída de ingresos por impuestos, servicios y tasas municipales ha sido de 25 millones de euros, por lo que se ha pedido un crédito bancario de 76,2 millones de euros, no sólo para soportar la caída de ingresos, sino también para el plan de inversiones y ayudas sociales y a empresas.

El crédito se ha podido pedir después de que se haya suspendido en 2021 la regla fiscal y la estabilidad presupuestaria dado el excepcional impacto de la pandemia en nuestra economía. El endeudamiento, de cualuqier forma, se va a situar a final de año en torno al 60% (60,94%), después de varios ejercicios reduciendo el indicador. Está muy lejos del 110% del límite legal y del 75%, dice el alcalde, por lo que no es necesario que la Junta autorice el presupuesto. El endeudamiento crece un 7,7%.