La Guardia Civil ha detenido a cuatro personas por su presunta pertenencia a una organización dedicada a introducir hachís a través del puerto de Málaga. Según ha señalado este viernes la Comandancia de Málaga, la operación arrancó el pasado mes de febrero tras interceptar los agentes de las instalaciones portuarias un camión frigorífico que ocultaba 330 kilos de hachís en un doble fondo del vehículo, motivo por el que fue detenido el conductor.

A partir de esta actuación, los investigadores constataron que varias personas utilizaban una empresa de transportes que enviaba mercancía desde Málaga hasta una empresa de especias y condimentos ubicada en Melilla. Una vez en la ciudad autónoma, el grupo descargaba la mercancía en el interior de la nave de la empresa y aprovechaban la circunstancia legal de que el camión regresaba vacío por vía marítima hasta el puerto de Málaga para ocultar la droga en un doble fondo que habían preparado en el suelo del vehículo para conseguir su objetivo.

Cuando la droga llegaba a la península, comenzaba la fase de distribución a diferentes puntos de la geografía española. El instituto armado ha añadido que el pasado día 11 de marzo tuvo lugar la fase de explotación de la operación, en la que los guardias civiles de la Comandancia de Melilla detuvieron a las otras tres personas como supuestos autores de los delitos de pertenencia a organización criminal y tráfico de drogas.